El Dios de América Latina

Capítulo 7, Una Sola Raza, Una Sola Sangre

by on
Share:

El asunto del racismo ha estado en los titulares de los medios norteamericanos por décadas y, por lo tanto, ha recibido una atención enfocada en los programas de televisión, películas, canciones, e incluso en las leyes. Dicho racismo no es exclusivamente un problema norteamericano, sino un problema mundial. De hecho, ha habido un racismo directo que ha perseguido a los países latinoamericanos desde su concepción como una sociedad colonizada. Aunque los países latinoamericanos tienen una abundancia de etnicidades, frecuentemente se escucha mencionar como representantes del pueblo hispano a los “indios,” mestizos, y los afro-hispanos hoy y anteriormente, criollos y españoles. El término medio vulgar “indios” es dado a los grupos de personas que llegaron mucho antes que los europeos y africanos al cruzar entre Rusia y Alaska. Los españoles fueron los que llegaron desde España para colonizar (aunque hay otros nacionalidades representadas, por brevedad, nos enfocaremos en los españoles) y los criollos fueron los hijos de los españoles que nacieron en el nuevo mundo. Luego los mestizos son los hijos de españoles con indios, y los afro-hispanos que son descendencia de los esclavos de África que trabajaban en los campos de azúcar. Con el tiempo, aunque ha habido mucha convivencia entre estos grupos de personas, se ha formado una supuesta jerarquía, según el punto de vista de muchas personas.

En muchos lugares como en México, se utiliza abiertamente el término “indio” para insultar a los que son considerados como inferiores o incivilizados en su manera de hablar, vestimento, o educación. Y en otros lados, como en Honduras por ejemplo, sobre el balcón del hotel, he mirado los numerosos letreros políticos en Yoro y San Pedro Sula solo para estar sorprendido de la diferencia en tonalidad de piel entre los políticos en las fotos y la tonalidad de la mayoría de las personas que caminaban debajo de estos letreros. Esto mismo he observado en muchos países latinoamericanos, donde hay una prominencia en la sociedad para los de piel más clara. Estos sirven solo de unos ejemplos entre varios donde he discernido una jerarquía en acción, aunque nadie lo dijera abiertamente. Ahora bien, hay 21 países de habla hispana y puede que este problema no afecte a todos, pero no se puede negar que es un problema en muchos países. Así que, hay una mentalidad subyacente en muchas partes donde consideran a los de linaje europeo de ser superiores y hay bastante evidencia de este error para poderlo negar. En Honduras, los Tolupanes forman una de las últimas tribus indígenas que guardan la cultura y tradición y lenguaje antigua de su zona. Ellos no simplemente sufren hambre, sino que luchan para coexistir entre los hondureños nacionalizados. Un artículo los describe:

Son personas antipáticas, quizás debido a la presión que este grupo ladino enfrenta (Ladino es una mezcla de hispanos y personas de América Latina), quienes los privan de los terrenos adquiridos durante la segunda mitad del siglo 18 con la mediación de los religiosos españoles. Como fue reportado por las tribus de las montañas de La Flor, cientos de Tolupanes perdieron sus vidas durante los conflictos por sus territorios debido a los terratenientes.1

Tales ejemplos abundan de una vasta diversidad de grupos nativos que hasta la fecha luchan con su identidad, terrenos, y por un sentido de auto valor entre un mundo europeo y mestizo. Este problema existe en muchas partes de Latinoamérica, no solo por las personas indígenas que viven aisladas, sino en muchas aldeas y ciudades que contienen varias comunidades integradas. La integración es un paso positivo hacia el progreso, pero lamentablemente resulta en una mentalidad de jerarquía entre la comunidad. No podemos ignorar esta corriente subyacente de complejos de inferioridad y superioridad mientras demos pasos hacia adelante con la próxima generación. Se convierte en una línea de división en la sociedad, y peor aún, en la iglesia.

LA RESPUESTA EQUIVOCADA AL RACISMO

Lamentablemente, muchos que llegaron con un estandarte que llevaba una cruz hicieron muchas cosas racistas. Aunque permanece mucho dolor, nunca es sabio juzgar la validez de algo basado en su abuso. A través de los siglos, muchos han cometido atrocidades en el nombre de personas que no representaban con sus acciones, sino en palabra. Un ejemplo es lo que se ha hecho en el nombre de Jesús y la iglesia sin representar al Dios verdadero de la Biblia. Hay personas que utilizan el nombre de Dios para hacer bien y otros para hacer mal. Entonces, la culpa no es con Dios, sino con las personas que no representaron el corazón de Dios al cometer sus crímenes. Pero para algunas ideologías, este punto es ignorado. Hoy en día, hay un número creciente de la población que está volviendo a sus raíces pre-católicas en busca de reintroducir el animismo pagano de los nativos pre-colonizados como respuesta a la opresión socio-económica que experimentan debido al racismo. Hay líderes políticos carismáticos que señalan al pasado y equivalen el Dios imparcial del universo con la opresión racial que fue puesto sobre sus antepasados y reaccionan por ofrecer otra opción – animismo por ejemplo. El animismo es una creencia que todo objeto, sea animado o no, tiene espíritu. Por ejemplo, en Bolivia el presidente actual es Evo Morales y ha hecho historia por ser el primer presidente indígena del país colonizado. Él pertenece al grupo aymara y ha logrado tomar un gran paso al revés a los tiempos antes de la colonización con un argumento contra el racismo pasado y presente. Este paso consiste en varios proyectos en su vida política. Primeramente, estableció una iglesia estatal que se ha separado de la Iglesia Católica Romana, y después pasó el Artículo 15, la “iglesia” plurinacional de Bolivia donde dice:

Las organizaciones religiosas y espirituales son el conjunto de personas naturales, nacionales y/o extranjeras que realizan prácticas de culto y/o creencias para el desarrollo espiritual y/o religiosas en el horizonte del Vivir Bien, cuya finalidad es sin ánimo de lucro.2

Para el promedio de los extranjeros, puede que esto suene bien, pero en una entrevista reciente con un líder anónimo de una iglesia, una revista cristiana notó que este artículo exige el “horizonte del Vivir Bien,” el cual se basa en la cosmovisión aymara. También, el Presidente Morales ha cambiado las ceremonias tradicionales para nuevas . . . de la antigüedad. Los amautas, o “guías espirituales de sabiduría” han sido asignados para limpiar y bendecir las ceremonias gubernamentales. Aunque el presidente se considera católico orgánico, se está convirtiendo en misionero para el sincretismo y animismo:

El padre Miguel D’Escoto Brockmann, ex canciller de Nicaragua y ex presidente de la Asamblea de Naciones Unidas, sostuvo este sábado un encuentro con el presidente de Bolivia Evo Morales, a quien calificó de ’profeta’ enviado por Dios para concienciar a la humanidad sobre el cuidado de la Madre Tierra.3

Si echamos un breve vistazo a muchas de las filosofías nuevas de la antigüedad en estas áreas, hay definitivamente un sentimiento de dolor debido a la religión nacionalizada y forzada bajo un imperio (romano) del pasado pasándose por representar la iglesia de Cristo. La polémica comunista abunda junto con enseñanzas contra la existencia de Dios, o apoyando la existencia de dioses paganos. Y la queja siempre viene con el cargo adjunto contra la propiedad privada que se utiliza para provocar un disgusto contra los daños de la injusticia y la corrupción en estos países. Aunque no se puede negar que hay un gran problema con injustica y corrupción, y muchos utilizaron el nombre de Dios para lograr sus metas diabólicas, no podemos comparar al Dios verdadero con las desgracias de la humanidad. Muchos caen víctimas a la persuasión de líderes carismáticos y usan su dolor para aceptar herejías contra el Dios verdadero del universo.

¿EL DIOS DE QUIÉN?

La pregunta exige una respuesta. Ahora bien, ¿es Jehová el Dios de los “blancos,” Buda de los asiáticos, Mahoma de los árabes, y Pachamama de los aymaras, etc.? Desde una perspectiva objetiva, puede que la naturaleza relativista de esta pregunta parezca demasiada retórica para merecer una respuesta directa, no obstante lamentablemente es un tópico común de discusión. Esta idea nació de un malentendido más sutil.

Primeramente, para llegar a la idea de distintos dioses o deidades para cada grupo de personas, es necesario que preceda una de dos suposiciones:

  1. Diferentes dioses crearon las distintas “razas” considerando que estos dioses probablemente colaboraron en el desarrollo de la creación del universo, y han creado o han sido asignados a un grupo de personas en particular, puesto que todas las religiones son fundamentalmente iguales y lo que hace la gran diferencia son las personas.
  2. Los distintos grupos de personas inventaron sus propias deidades en un conjunto de leyendas regionales que les fueron transmitidas mediante recitación verbal.

Comenzamos por observar la primera suposición: cada “raza” tiene su(s) propia(s) deidad(es). El problema con esta clase de pensamiento es casi inmediatamente obvio. ¡Estas supuestas “razas” ni siquiera son razas! Son casi genéticamente iguales y genéticamente ligados a dos ancestros en común. Además, contrario a la creencia popular, todos las religiones no son fundamentalmente iguales. Tienen mensajes opuestos en cuanto a los asuntos vitales y fundamentales como origen, deidad, propósito, significado, moralidad, identidad y destino.

Aunque muchas personas se conforman con la duda, la Biblia tiene una riqueza de información y respuestas para estas preguntas tan claves. En el primer libro de la Biblia, Génesis, en el primer capítulo, nos es revelado que la humanidad fue creada a la imagen de Dios, y en Su semejanza. La primera pareja, Adán y Eva, fueron los padres de estas criaturas peculiares y especiales. Eva recibió su nombre porque era “madre de todos los vivientes” (Génesis 3:20). Así que la Biblia nos enseña que todos provinimos de esta primera familia. De hecho, aproximadamente 4 milenios después, esta verdad se refuerza en Hechos 17:24-27 al mirar hacia atrás a quién fue responsable por toda la creación:

El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas. Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación; para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros. (énfasis añadido)

La Escritura postula un solo Dios que creó todo y a todos y es un tema constante a través de las Escrituras canonicales, como se observa en el Salmo 24:1, De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan. Además, mediante estos pasajes, podemos entender que la región de nuestro nacimiento y el grupo de personas al cual pertenecemos fue planeado para presentar las circunstancias idóneas para buscarlo a Él. Y el pináculo de Su creación fue realizado en el sexto día en Génesis 1 cuando hizo algo bastante único entre el resto de la creación. Dios creó a la humanidad a Su imagen del polvo de la tierra, y luego “sopló en su nariz aliento de vida” (Génesis 2:7) y de la costilla del hombre, hizo la mujer.

UNA SOLA RAZA BAJO UN SOLO DIOS

Si todo comenzó con una pareja y resultó en toda la población a través de los siglos hasta el día de hoy, entonces eso nos proporciona un entendimiento que el mismo Dios de la creación en Génesis es el mismo Dios sobre todas las personas hoy en día. En los capítulos anteriores de este libro, ya hemos visto que somos genéticamente similares hasta un nivel abrumador y que nuestras diferencias son debidas a la cultura. Este estudio moderno de la genética no nos ha llevado a un nuevo nivel de entendimiento, sino que nos ha devuelto, y a otros por primera vez, al punto donde iniciamos esta jornada de curiosidad, las mismas Escrituras. Solo hemos vuelto a descubrir lo que ya se habría sabido; lo que fue escrito.

Ahora consideremos lo que hemos aprendido sobre la genética y la variabilidad y apliquémoslo a un nivel conceptual a un acontecimiento central en las Escrituras: Babel.

Después del diluvio, la familia que fue preservada en el Arca durante esta catástrofe global-universal reinicia el esfuerzo de repoblar el mundo. Dios les ordenó a ser fructíferos y a multiplicarse y llenar la tierra (Génesis 9:1), pero la malevolencia que heredaron por Adán no dejó (y no ha dejado) de manifestarse y decidieron permanecer juntos para crear una religión humanista (donde el hombre/mujer son la autoridad última) en Sinar en un esfuerzo, sea para auto-deificación o auto-glorificación para alcanzar los cielos y hacer un nombre para sí mismos. Hasta este punto, estaban unificados bajo un solo lenguaje, pero Dios decidió que se hiciera Su voluntad y los dividió al confundir sus lenguajes. Y esa es la razón por la que hay diferentes grupos de personas y lenguajes hoy en día.

Ahora bien, sabiendo esto, y con la información detallada en estos capítulos en Génesis, las líneas de linajes que nos conectan a una sola familia se hacen más claras:

Estas son las generaciones de los hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet, a quienes nacieron hijos después del diluvio. Los hijos de Jafet: Gomer, Magog, Madai, Javán, Tubal, Mesec y Tiras. Los hijos de Gomer: Askenaz, Rifat y Togarma. Los hijos de Javán: Elisa, Tarsis, Quitim y Dodanim. De éstos se poblaron las costas, cada cual según su lengua, conforme a sus familias en sus naciones. Los hijos de Cam: Cus, Mizraim, Fut y Canaán. Y los hijos de Cus: Seba, Havila, Sabta, Raama y Sabteca. Y los hijos de Raama: Seba y Dedán. Y Cus engendró a Nimrod, quien llegó a ser el primer poderoso en la tierra. Este fue vigoroso cazador delante de Jehová; por lo cual se dice: Así como Nimrod, vigoroso cazador delante de Jehová. Y fue el comienzo de su reino Babel, Erec, Acad y Calne, en la tierra de Sinar. De esta tierra salió para Asiria, y edificó Nínive, Rehobot, Cala, y Resén entre Nínive y Cala, la cual es ciudad grande. Mizraim engendró a Ludim, a Anamim, a Lehabim, a Naftuhim, a Patrusim, a Casluhim, de donde salieron los filisteos, y a Caftorim. Y Canaán engendró a Sidón su primogénito, a Het, al jebuseo, al amorreo, al gergeseo, al heveo, al araceo, al sineo, al arvadeo, al zemareo y al hamateo; y después se dispersaron las familias de los cananeos. Y fue el territorio de los cananeos desde Sidón, en dirección a Gerar, hasta Gaza; y en dirección de Sodoma, Gomorra, Adma y Zeboim, hasta Lasa. Estos son los hijos de Cam por sus familias, por sus lenguas, en sus tierras, en sus naciones. También le nacieron hijos a Sem, padre de todos los hijos de Heber, y hermano mayor de Jafet. Los hijos de Sem fueron Elam, Asur, Arfaxad, Lud y Aram. Y los hijos de Aram: Uz, Hul, Geter y Mas. Arfaxad engendró a Sala, y Sala engendró a Heber. Y a Heber nacieron dos hijos: el nombre del uno fue Peleg, porque en sus días fue repartida la tierra; y el nombre de su hermano, Joctán. Y Joctán engendró a Almodad, Selef, Hazar-mavet, Jera, Adoram, Uzal, Dicla, Obal, Abimael, Seba, Ofir, Havila y Jobab; todos estos fueron hijos de Joctán. Y la tierra en que habitaron fue desde Mesa en dirección de Sefar, hasta la región montañosa del oriente. Estos fueron los hijos de Sem por sus familias, por sus lenguas, en sus tierras, en sus naciones. Estas son las familias de los hijos de Noé por sus descendencias, en sus naciones; y de éstos se esparcieron las naciones en la tierra después del diluvio. (Génesis 10)
Tabla de las Naciones

Josefo, un historiador judío que vivía en el tiempo de Jesús comentó cómo se formaron las naciones por resultado de las acciones de Dios en la Torre de Babel hasta su día. Uno incluso podía rastrear su linaje para ver cuál hijo de Noé fue su tatarabuelo:

Josefo conectó muchas de las naciones que se formaron después de la confusión en la Torre de Babel con las naciones a su alrededor. A menudo, anotaba los nombres comunes griegos para estas naciones, lo cual proporcionaba una traducción sólida de la historia antigua para su era. De esta obra, los cristianos pueden conectar estas naciones a las naciones actuales. Por lo tanto, tenemos una pasadera entre las naciones y los grupos de personas de poco tiempo después del diluvio a los grupos actuales.

Por ejemplo, Josefo menciona que Gomer, uno de los nietos de Noé, tenía descendencia que los griegos llamaban gálatas. Acuérdate que Pablo escribió una epístola a los gálatas que vivían en Asia menor (hoy en día, Turquía).

Otra conexión intrigante es la de Magog—también nieto de Noé. La investigación de Josefo revela que los escitos fueron descendientes de Magog. Los escitos ahora son una variedad de grupos de personas que viven al norte del Mar Negro.4

Redistribución de la Humanidad Después del Diluvio

¡Nuestra comprensión de la importancia de esto es completamente necesaria! Génesis nos describe el linaje de los hombres desde Adán hasta después de Noé y si Josefo pudo trazar las naciones de su día hasta Noé, y puesto que hoy en día se puede trazar las naciones actuales hasta los días de Josefo, entonces cuando los españoles llegaron al “mundo nuevo,” solo redescubrieron a su familia. Esta familia probablemente había estado separada desde Babel y lo que hubiera resultado en una reunión familiar se convirtió en un juego de materialismo y lujuria para pertenencias y poder. Aunque la tentación abunda para filosofar sobre esta historia manchada con errores humanos tanto en la colonización como con toda la historia humana, la respuesta se encuentra en las Escrituras. El pecado que plagaba la humanidad antes del diluvio no fue borrado por el diluvio debido a los 8 sobrevivientes que llevaban la enfermedad del pecado en sus corazones durante la catástrofe y lo redistribuyeron a lo largo de la tierra por medio de la descendencia en la población. Así que, el remedio no se hallaba en el diluvio.

UN SOLO DIOS, UN SOLO SALVADOR, PARA UN SOLO PUEBLO

Aunque las diferencias entre los distintos grupos de personas sean grandes (relativamente hablando), son diferencias de cultura, no de la genética, y la cultura es una actitud aprendida, no heredada.

Entonces, la pregunta no es si cada grupo de personas tiene su propio “dios,” sino como pueden ser reconciliados con el mismo Dios de la creación, el único Dios. El mismo Dios que creó el universo es el mismo Dios que confundió los lenguajes en Babel. Una cosa es leer sobre el ciclo continuo de rebeldía y pecado de antes y después del diluvio que está escrito en la Biblia, pero lo que nos liga a estas descripciones no es solamente los grupos de personas que emergieron debido a lo que Dios hizo en la Torre de Babel, sino también el pecado que cargaban. Sea que te consideres nativo, mestizo, europeo, asiático, árabe, africano, etc., al observar a tu propio grupo de personas, verás que el pecado abunda. Así que el hecho de considerar a un grupo de personas ser inferior o problemático es como el zorro que no ve su cola. Todos cargamos con el mismo problema; sin embargo, solemos ser demasiado subjetivos para discernir nuestra plaga común.

Y es más, existe mucho pensamiento erróneo en la iglesia hoy en día también. ¿Cuántos pastores o líderes “indígenas” son invitados como oradores principales en nuestras conferencias? ¿Habría entre nosotros algunos de piel mas clara que se gloríen interiormente en un sentido de superioridad? Tenemos que llegar a entender que no existe ninguna jerarquía compuesta de personas. Todos somos creados a la imagen de Dios (Genesis 1:26-27, 9:6; Santiago 3:9) y nuestro pecado tenemos indudablemente en común. No obstante, se puede (y se debe) colocar las ideas en su respectivo lugar en una jerarquía, y algunas están en la parte más inferior – el error. La idea de comer del árbol de la ciencia del bien y del mal para alcanzar deidad fue errónea. La idea de que no resultaría en la muerte, fue errónea. La idea de que el rey pagano Nabucodonosor podría tomar para sí la gloria de Dios fue errónea (Daniel 4), y la idea de que cada grupo de personas puede elegir sus propios “dioses” para representarles e ignorar las contradicciones sistemáticas con esa clase de pensamiento es errónea.

El Apóstol Pablo escribió que el primer Adán (nuestro tátara . . . abuelo) fue hecho “alma viviente” y que el postrer Adán [Cristo Jesús], “espíritu vivificante” (1 Corintios 15:45). De este modo, la pregunta no se trata de saber elegir cuál “dios” de entre muchos; tampoco trata de cuál grupo de personas es superior, sino que se trata de quién es el único Dios verdadero y la razón por la que no todos le conocen, sirven, y adoran. Y la razón porque estamos separados de Él que es debido a nuestro pecado. El hecho de que todos pertenecemos a una sola raza nos conduce a una sola conclusión: todos nosotros participamos en la condenación de la raza de Adán, puesto que es la única raza de la humanidad. Todos, por medio de nuestra iniquidad, somos participantes en esta rebelión masiva y humanamente universal en contra del único real y verdadero Creador Dios. Por lo tanto, lógicamente, nuestra siguiente pregunta sucesiva debe ser una solicitud para algún remedio. Nosotros, siendo parte de esta familia grande y diversa, nos debemos preguntar si hay algo que se pueda hacer para tratar con este pecado que tenemos. La Biblia nos dice que estamos muertos en nuestros pecados (Colosenses 2:13a) pero para todo aquel que rinda su voluntad a Jesús y se arrepienta, se le es dado el don de vida eterna con Él.

En varias ocasiones, a través de los siglos, muchas personas han cometido atrocidades para vanagloria, e incluso han utilizado el nombre de Jesús o Su iglesia para lograrla. Sin embargo, la verdadera Iglesia, la novia de Cristo, no es una institución con una cede en un sitio en este mundo que promueve una teocracia con la espada, sino que se compone de los que han vuelto a nacer dentro de la segunda raza, bajo la dirección de Cristo. El simple hecho de que alguien lleve una bandera con una cruz no significa que se relaciona con el Cristo que murió en la cruz. Muchos se han hecho pasar por algo que no son, así que tengamos cuidado para discernir lo que es verdad en contraste con lo que es una imitación vulgar. Los impostores han hecho daño, y lamentablemente han tenido éxito en influenciar a la verdadera novia de Cristo, pero el impacto de su legado debe (tarde o temprano) morir con ellos, y la verdad de Cristo Jesús para todo aquel que en Él cree permanece, al igual que Él, que venció la muerte y vive para siempre.

Durante la colonización de las islas caribeñas, México, Centro América y Sud América, un poder gubernamental ligado con una religión institucionalizada permearon estas regiones y dominaron. Las crónicas del dolor, maltrato, pobreza, poder, y abusos son más extensivos que se pudiera divulgar; sin embargo, son reales, medibles, y contables. No se encuentra la respuesta en medir los abusos de una religión contra otra religión para ver cuál sea más conveniente para un pueblo, sino que la respuesta se encuentra en un arrepentimiento tanto para el acusado como para el acusador: un arrepentimiento genuino ante el Dios Santo que creó el universo para la única reconciliación eterna – la reconciliación con Dios por medio de Su Hijo, Jesús.

ASUMIENDO DIOS PARA NEGAR A DIOS EN UNA RELIGION QUE NIEGA LA RELIGION

Ahora observaremos la segunda suposición: la idea de un dios es mitología. Hay un esfuerzo apasionado por algunos en muchas áreas latinoamericanas para propagar el ateísmo. Sería prudente notar que esta “religión anti-religiosa” casi siempre se encuentra emparentada con una agenda comunista y sería aún más prudente preguntarnos cuál sea la razón por ello. La agenda comunista es una filosofía que intenta simplistamente responder al asunto del sufrimiento humano al prometer un mismo pie de igualdad para que todos disfruten de algo en vez de disfrutar solo algunos de todo. Aunque puede que parezca ideal en la superficie, sus promesas son solo eso . . . . superficiales. Nuestro propósito para este tema aquí no es zambullirnos en los entresijos filosóficos del comunismo en sí, sino que es hacer algunas observaciones del burro que el comunismo monta – el ateísmo. Un representante de uno de estos grupos ateístas-comunistas, Digenes García del grupo Ateodom, recientemente tuvo un pequeño debate con el pastor Miguel Núñez de la República Dominicana en un canal de noticias y expuso su agenda ateísta mientras propagaba una perspectiva comunista. Dijo que hay cuatro cosas que provocan la maldad en la humanidad, “ignorancia, religión, propiedad privada, y el dinero.”5 La declaración de la visión de este grupo dice:

Si deseas ser parte de ATEODOM, te lo agradecemos; pero es muy importante que no olvides, que el pensamiento ateo solo es una duda filosófica, y que no tiene por objeto mofarse de la religión, ni de quienes practican la fe religiosa. El pensamiento ateo es una filosofía que promueve el respeto a la dignidad humana . . . el ser humano primero!6

Ellos argumentan en contra de la maldad e injusticia en la humanidad, sin darse cuenta de que están tomando prestado de la suposición que existe un santo y justo Dios Creador. Si el ateísmo fuera verídico, seríamos productos de la supervivencia del más apto, y solo seríamos el resultado de la colocación al azar de la materia a través del tiempo, y si todo es relativo, ¿cuál es la queja? En esta cosmovisión, no sería que en un millón de años de ahora, los más desarrollados no mirarían atrás a nuestra época con agradecimiento a los homo sapiens “superiores” de nuestro tiempo por haberse limpiado la cadena evolutiva de los “inferiores” que no dejaban de procrear y “contaminar” el proceso evolutivo? Si no crees que sí, entonces ¿por qué se habla ahora de los supuestos hombres simiescos que fueron más aptos para sobrevivir y avanzar la humanidad hacia su estado superior? ¿En verdad, queremos seguir con esta línea de lógica a su conclusión lógica? Además, en esta cosmovisión, la maldad es simplemente la fabricación subjetiva de cada individuo y es sujeta a la interpretación privada. Si Dios no existe, entonces puede que lo que te parezca malo a ti puede parecer bueno a mí, y viceversa. ¿La maldad no es el total contraste de lo bueno? Para utilizar y exigir la alianza a estos términos, debe haber una ley o código moral que es objetivo para diferenciar entre los dos; una ley a la cual estos ateos se están refiriendo para pronunciar juicio filosófico sobre la creencia en una deidad. Pero el hecho de exigir una ley objetiva como el argumento universal para un caso, tal como en este caso, debe haber Uno que hace las leyes y nos da las leyes, pero si reconocen eso, ya no tendrían argumento. Nuevamente, sin asumir la existencia del Dios creador, no hay argumento.

De hecho, solamente los que se sostienen sobre una plataforma objetiva tienen el alcance para poder comentar porque en un mundo relativista, cualquier refutación de la existencia de las verdades objetivas tendría que utilizar una verdad absoluta para negarla. Un proceso de pensamiento ateísta y relativista tiene que dar lugar a verdades absolutas y si niegan la existencia de verdades absolutas, su negación en sí supone una verdad absoluta que no existen verdades absolutas, y el argumento implosiona. Por lo tanto, en su declaración de su visión, el grupo ateísta Ateodom pretende promover la dignidad humana, pero la única manera de exigir tal derecho para todos humanos es sobre una ley universal y objetiva que prescribe la dignidad a todos los seres humanos, pero en una cosmovisión ateísta, ¡no existe ninguna diferencia objetiva entre un hombre y una gallina! Puede que se esté refiriendo a la dignidad humana de:

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. (Génesis 1:26–27 RVR 1960, énfasis añadido)

Sin embargo, estos grupos ateístas tienen razón al decir que ha habido una violación horrenda de la dignidad humana a través de la historia. Estos comunistas no tienen ningún monopolio de las quejas contra la maldad. Hay una tendencia peligrosa en la humanidad. En nuestra ignorancia a veces seguimos al que llora más recio. Sí, hay maldades. La pregunta es, entonces, ¿cuál cosmovisión puede sistemáticamente decir que existen maldades? ¡El ateísmo no puede! La mayoría del mundo está de acuerdo que el genocidio, la esclavitud, la injusticia, etc. plagan la historia humana. Estas parodias se han llevado a cabo tanto bajo estandartes religiosos como estandartes ateos. De hecho, el número de personas asesinadas en el nombre de la filosofía ateísta solo en el siglo 21 eclipsa el número de personas asesinadas en el nombre de la religión en toda la historia humana. Pero aunque no fuera así, la verdad permanece: los que utilizaron un estandarte “cristiano,” por ejemplo, para lograr su maldad, en verdad estaban rebelando contra la Persona de su bandera que supuestamente representaban, pero los que cometieron atrocidades en el nombre de ateísmo solo estaban practicando la supervivencia del más apto en la obra de teatro de la vida. Tal cosmovisión conduce a tales conclusiones sin acusaciones justificables de hipocresía.

Veremos un punto más de la Escritura sobre este punto, “Dice el necio en su corazón: No hay Dios” (Salmo 14:1). Solo la información produce información. El hecho de que existimos nos es suficiente prueba que existe un Dios porque si René Descartes tenía razón que “yo pienso, por lo tanto existo,” nos quedamos con la pregunta aún más fundamental: ¿cómo y por qué existo? Nosotros existimos en un universo donde la existencia material depende últimamente en un ser no causado, auto-existente, pero algunos le niegan debido a lo que sigue en el Salmo 14:1–3:

Se han corrompido, hacen obras abominables; No hay quien haga el bien.

Jehová miró desde los cielos sobre los hijos de los hombres, para ver si había algún entendido, que buscara a Dios. Todos se desviaron, a una se han corrompido; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.

Hay un Dios. ¡Él es Creador de los cielos y la tierra y todo lo que en ellos hay! Y como se mencionó anteriormente, en referencia a Hechos 17, tú y yo nacimos en nuestros respectivos grupos de personas y regiones con el fin de buscar a Dios. Pero este pasaje también revela que Dios no está lejos. Sea que te encuentras en una isla de España, en las montañas de Quiché, Guatemala, en los llanos de Santa Cruz, Bolivia o en las playas de Puerto Rico, la respuesta de Dios a tu arrepentimiento y fe en Cristo es más cerca de lo que puedes imaginar.

Permíteme presentarte al Dios verdadero de Latinoamérica . . . El Dios de las incas, las mayas, los aztecas, los africanos, y los europeos. También es el Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Pero en vez de leer mis opiniones falibles, escucha de Sus labios:

Los cielos cuentan la gloria de Dios,
Y el firmamento anuncia la obra de sus manos.
Un día emite palabra a otro día,
Y una noche a otra noche declara sabiduría.
No hay lenguaje, ni palabras,
Ni es oída su voz.
Por toda la tierra salió su voz,
Y hasta el extremo del mundo sus palabras.
En ellos puso tabernáculo para el sol;
Y éste, como esposo que sale de su tálamo,
Se alegra cual gigante para correr el camino.
De un extremo de los cielos es su salida,
Y su curso hasta el término de ellos;
Y nada hay que se esconda de su calor. (Salmo 19:1–6 RVR 1960)

Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras (1 Corintios 15:1–4 RVR 1960).
Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación (Romanos 10:9–10 RVR 1960).
Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio (Marcos 1:15 RVR 1960).

En vez de negar el único Dios verdadero debido a los abusos de otros, debemos correr hacia Él. Debido a Su Palabra, podemos tener certidumbre que todos los grupos de personas son descendientes de un solo hombre y una sola mujer, creados a la imagen de Dios; por tanto por medio de la Palabra de Dios podemos descubrir el valor intrínseco, que nos fue otorgado, no por nosotros o debido a nosotros, sino por Dios. Además, así entenderemos que lo que aflige a toda la humanidad y por medio de Quién viene restauración, reconciliación, y un nuevo nacimiento . . . por medio de Jesús, el Cristo. Un solo Dios, un solo Salvador, para un solo pueblo.

Referencias y Notas

  1. Agenzia Fides, America/Honduras-The Tolupanes ethnic group survives in poverty, http://www.fides.org/en/news/34150-AMERICA_HONDURAS_The_Tolupanes_ethnic_group_survives_in_poverty#.UssS7F8o74g, accdido 6 de enero, 2014.
  2. http://www.autonomia.gob.bo/portal3/images/pdf/Personerias_Juridicas/Ley_personerias%20Juridicas.pdf, páginas 15, 16.
  3. Contrainjerencia, Miguel D’Escoto: Evo es un “profeta de la Madre Tierra” enviado por Dios, http://www.contrainjerencia.com/?p=70032, accedido 3 de enero, 2014.
  4. Hodge, Bodie. Josephus and Genesis Chapter Ten [Josefo y Génesis Capítulo 10], AiG-U.S, https://answersingenesis.org/genesis/josephus-and-genesis-chapter-ten/, accedido el 6 de enero, 2014.
  5. http://www.youtube.com/watch?v=gjYZp0A9x_Q&feature=kp, accedido el 12 de junio, 2014.
  6. http://ateodom.blogspot.com, accedido el 12 de junio, 2014.

Help Translate

Please help us provide more material in Spanish.

Help Translate

Visit our English website.

Respuestas en Génesis es un ministerio de la apologética, dedicado a ayudar a los cristianos defender su fe y proclamar el evangelio de Jesucristo.

Aprende más

  • Ministerio Hispano y Latinoamericano 859.727.5438