Win a 2016 Answers VBS Giveaway

¿Qué Realmente Sucedió a los Dinosaurios?

by Ken Ham on Julio 11, 2014
What Really Happened to the Dinosaurs? (Spanish)
Share:

Casi más que cualquier otra cosa, se utiliza los dinosaurios para adoctrinar a los niños y adultos con la idea de millones de años de historia de la tierra. Sin embargo, la Biblia nos presenta un marco para explicar los dinosaurios en términos de solo miles de años de historia, incluyendo el misterio de cuando vivían y que les sucedió. Dos textos claves son Génesis 1:24–25 y Job 40:15–24.

¿Los Dinosaurios Son un Misterio?

Muchos piensan que la existencia de los dinosaurios y su desaparición están rodeados de tanto misterio que puede que nunca sepamos la verdad acerca de su procedencia, cuando vivían, y lo que les sucedió. Sin embargo, los dinosaurios solo son un misterio si se acepta la historia evolucionista de su pasado.

Según los evolucionistas: Los dinosaurios primeramente evolucionaron alrededor de hace 235 millones de años, mucho antes que el hombre evolucionara.1 Ningún ser humano coexistía con los dinosaurios. Su historia está registrada en las capas fósiles del mundo, las cuales se depositaron a través de millones de años. Tuvieron tanto éxito como un grupo de animales que eventualmente dominaron la tierra. Sin embargo, alrededor de hace 65 millones de años, algo sucedió que cambió todo aquello—los dinosaurios desaparecieron. La mayoría de los evolucionistas creen que algún tipo de cataclismo, como un impacto de asteroide, terminó con ellos. Sin embargo, muchos evolucionistas afirman que algunos dinosaurios evolucionaron en aves, y por lo tanto no se extinguieron sino están volando alrededor de nosotros hasta el día de hoy.2

No existe ningún misterio que rodee a los dinosaurios si se acepta el relato totalmente diferente de la Biblia acerca de la historia de los dinosaurios.

Según la Biblia: Los dinosaurios existieron por primera vez alrededor de hace 6,000 años.3 Dios creó a los dinosaurios, junto con los otros animales terrestres, en el Día 6 de la semana de creación (Génesis 1:20–25, 31). Adán y Eva también fueron creados en el Día 6—por lo que los dinosaurios vivían al mismo tiempo que las personas, y no separados por eones de tiempo.

Formados

Los dinosaurios no podrían haberse extinguido antes de la aparición de las personas porque los dinosaurios no existían anteriormente; y la muerte, derramamiento de sangre, enfermedad, y el sufrimiento son resultados del pecado de Adán (Génesis 1:29–30; Romanos 5:12, 14; 1 Corintios 15:21–22).

Caídos

Representantes de todo los tipos/clases de animales terrestres que respiran aire, incluso las clases de dinosaurios, fueron a bordo del Arca de Noé. Todos los que quedaron fuera del Arca murieron en las circunstancias catastróficas del Diluvio, y muchos de sus restos se convirtieron en fósiles.

Diluvio
Se Marchitaron

Después del Diluvio, alrededor de hace 4,300 años, el remanente de animales terrestres, incluso los dinosaurios, se bajaron del Arca y vivieron en el mundo actual, junto con las personas. A causa del pecado, los juicios de la Maldición y el Diluvio, el mundo ha cambiado drásticamente. Los cambios climáticos del Pos-diluvio (después del Diluvio), escasez de alimentos, enfermedades, y las actividades de los hombres causaron la extinción de varias clases de animales. Los dinosaurios, como muchas otras criaturas, se extinguieron. ¿Por qué el gran misterio acerca de los dinosaurios?

¿Por Qué Opiniones Tan Distintas?

¿Cómo puede haber explicaciones totalmente diferentes acerca de los dinosaurios? Si uno es evolucionista o acepta el relato bíblico de la historia, la evidencia acerca de los dinosaurios es la misma. Todos los científicos tienen las mismas pruebas—todos tienen el mismo mundo, los mismos fósiles, los mismos seres vivientes, el mismo universo.

Si las “pruebas” son las mismas, ¿cómo pueden las explicaciones ser tan diferentes? La razón es que los científicos solo tienen el presente—los fósiles de dinosaurios solo existen en el presente—pero los científicos están tratando de conectar los fósiles del presente con el pasado. Ellos se preguntan, “¿Qué ocurrió en la historia que trajo los dinosaurios a la existencia, acabar con ellos, y dejar a muchos de ellos fosilizados?”4

La ciencia que trata con estas cuestiones se conoce como histórica o ciencia de los orígenes, y se diferencia de la ciencia operacional que nos proporcionan las computadoras, alimento económico, exploración espacial, electricidad, y otras cosas semejantes. La ciencia de los orígenes trata con el pasado, el cual no es accesible a la experimentación directa, por cuanto la ciencia operacional trata con la forma en que el mundo funciona aquí y ahora, que, por supuesto, está disponible a experimentos repetitivos. Debido a las dificultades asociadas con la reconstrucción del pasado, los que estudian los fósiles (paleontólogos) tienen diversas opiniones acerca de los dinosaurios.5 Como se ha dicho, “Paleontología (el estudio de fósiles) es parecida a la política: la pasión es alta, y es fácil establecer conclusiones distintas de un mismo conjunto de pruebas.”6

Un paleontólogo que cree en el relato bíblico, que afirma ser la Palabra de Dios,7 llegará a una conclusión distinta que un ateo que rechaza la Biblia. La negación deliberada de la Palabra de Dios (2 Pedro 3:3–7) está en la raíz de muchas disputas sobre la ciencia histórica.

El Libro

Muchas personas piensan que la Biblia es solo un libro acerca de religión o salvación. Es mucho más que eso. La Biblia es el Libro de la Historia del Universo y de igual manera, nos indica el destino del universo. Nos proporciona un relato de cuando comenzó el tiempo, los eventos principales de la historia, tales como la entrada del pecado y la muerte al mundo, el momento en que toda la superficie del mundo fue destruida por agua, la asignación de lenguas distintas en la Torre de Babel, el relato del Hijo de Dios cuando vino como hombre, Su muerte y resurrección, los nuevos cielos y mundo venideros.

Básicamente, hay solo dos maneras de pensar: partir de la revelación de Dios (la Biblia) como el fundamento de toda clase de pensamiento (incluyendo la biología, historia, y geología), lo que resulta en una cosmovisión cristiana; o bien partir con las creencias del hombre (por ejemplo, la historia evolucionista) como el fundamento de toda clase de pensamiento, lo que resulta en una cosmovisión secular.

La mayoría de los cristianos han sido adoctrinados por los medios de comunicación y el sistema educativo a pensar de una manera secular. Suelen incorporar el pensamiento secular a la Biblia, en vez de utilizar la Biblia para edificar o construir sus pensamientos (Romanos 12:1–2; Efesios 4:20–24).

La Biblia dice, “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová” (Proverbios 1:7) y “el temor de Jehová es el principio de la sabiduría” (Proverbios 9:10).

Si uno comienza con una visión evolucionista de la historia (la cual no tiene testigos ni registro escrito), entonces esta manera de pensar se utilizará para explicar la evidencia que existe en el presente. Por lo tanto, tenemos a la explicación evolucionista de los dinosaurios anteriormente citada.

Pero si uno comienza con una visión bíblica de la historia del registro escrito de un testigo (Dios mismo) para todos los eventos de la historia, entonces una manera totalmente distinta, basada en esta, será usada para explicar la misma evidencia. Por eso, tenemos la explicación bíblica previamente citada.

Historia de los Dinosaurios

Los huesos fósiles de los dinosaurios se encuentran alrededor del mundo. Muchos de estos hallazgos consisten en solo fragmentos de huesos, pero se han encontrado algunos esqueletos casi completos. Los científicos han podido describir muchas clases distintos de dinosaurios basados en algunas características distintivas, tales como la estructura del cráneo y extremidades.8

¿De Dónde Surgieron los Dinosaurios?

La Biblia nos dice que Dios creó diferentes clases de animales terrestres en el Día 6 de la semana de creación (Génesis 1:24–25). Debido a que los dinosaurios eran animales terrestres, este debe haber incluido las clases de dinosaurios.9

Los evolucionistas afirman que los dinosaurios evolucionaron de algún reptil que había evolucionado originalmente de anfibios. Pero no pueden señalar claramente ninguna forma transicional (en el medio) para justificar su argumento. Los árboles genealógicos de los dinosaurios en los libros evolucionistas muestran varias clases distintas de dinosaurios, pero solo unas líneas hipotéticas los unen a algún ancestro común. Estas líneas están punteadas porque no hay evidencia fósil. Los evolucionistas simplemente no pueden demostrar su creencia en un ancestro no dinosaurio para los dinosaurios.

Historia

¿Qué Aspecto Tenían los Dinosaurios?

Los científicos no desenterraron un dinosaurio con toda su carne intacta. Aun si se encontraran todos los huesos, todavía tendrían menos del 40 por ciento del animal para calcular su aspecto original. Por ejemplo, los huesos no revelan el color del animal, aunque se ha descubierto algunos fósiles de impresiones de piel, indicando la textura de la piel. Dado que hay una diversidad entre los colores de los reptiles actuales, los dinosaurios pueden haber variado en gran medida en el color, textura de piel, y así sucesivamente.

Cuando los dinosaurios son reconstruidos a partir de restos de huesos, los científicos hacen toda clase de conjeturas y frecuentemente no están de acuerdo. Por ejemplo, se debatió sobre si los dinosaurios tuvieron sangre caliente o sangre fría. Incluso, es difícil saber si un dinosaurio fue varón o hembra por solo observar sus huesos. Hay mucha especulación acerca de tales cosas.

A veces los científicos cometen errores en sus reconstrucciones, las cuales necesitan ser corregidas cuando se hallan más huesos. Por ejemplo, el famoso brontosaurio no se encuentra en los más recientes diccionarios de dinosaurios. El “descubridor” original colocó la cabeza equivocada en un esqueleto de un dinosaurio que ya se había nombrado Apatosaurio.10

¿Quién Descubrió los Dinosaurios?

Los libros seculares te dirían que el primer descubrimiento de los que más tarde serían llamados dinosaurios fue en 1677 cuando el Dr. Robert Plot encontró unos huesos tan grandes que se pensaban pertenecía a algún elefante gigantesco o una persona enorme.11

Descubiertos

En 1822, Mary Anne Mantell fue a dar un paseo por un camino rural en Sussex, Inglaterra. De acuerdo a la tradición, ella encontró una piedra brillosa y la mostró a su esposo que solía colectar fósiles. El Dr. Mantell, médico de profesión, notó que la piedra tenía un diente similar a muchos reptiles modernos, pero mucho más grande. Él concluyó que pertenecía a un reptil grande, vegetariano, extinto, y con dientes similares a los de una iguana. En el 1825, le nombró Iguánodon (diente de iguana) al dueño del diente. El Dr. Mantell fue quien comenzó a popularizar “la era de los reptiles.”12

Sin embargo, desde la perspectiva bíblica, el tiempo de los descubrimientos mencionados aquí en realidad fue el tiempo en que los dinosaurios fueron redescubiertos. La primera vez que Adán observó un dinosaurio fue el verdadero momento del descubrimiento.

¿Cuándo Vivieron los Dinosaurios?

Los evolucionistas afirman que los dinosaurios vivían hace millones de años. Pero es importante tener en cuenta que cuando se desentierra un hueso de dinosaurio, no tiene una etiqueta con la fecha escrita. Los evolucionistas obtienen sus fechas por métodos indirectos de datación, los cuales otros científicos cuestionan; además, hay mucha evidencia en contra de los millones de años.13

¿Dios nos dice cuando hizo el Tiranosaurio Rex? Muchos dirían que no. Pero la Biblia afirma que Dios hizo todas las cosas en 6 días ordinarios. El creó los animales terrestres, incluyendo los dinosaurios, el 6 (Génesis 1:24–25), así que tienen una fecha de alrededor de hace 6,000 años—la fecha aproximada de la creación la cual se obtiene al sumar los años en la Biblia.14 Puesto que el T Rex fue un animal terrestre y que Dios hizo los animales terrestres en el Día 6, entonces Dios hizo el T Rex en el Día 6.

Además, en la Biblia vemos que no hubo muerte, derramamiento de sangre, enfermedad, o sufrimiento antes del pecado.15 Si se aborda el Génesis hasta el Apocalipsis consistentemente, interpretando la Escritura con la misma Escritura, entonces la muerte y la matanza de hombres y animales entraron al mundo sólo después del pecado de Adán. La primera vez muerte de un animal se produjo cuando Dios derramó la sangre de un animal en el Huerto de Edén y vistió a Adán y Eva (Génesis 3:21). Esto también fue un cuadro de la Expiación—una sombra (presagio) de la sangre de Cristo que habría de ser derramada por nosotros. Por lo tanto, los huesos de animales muertos no podrían haber existido antes del pecado—esto perjudicaría el evangelio.

Esto significa que los dinosaurios deben haber muerto después de que el pecado entró al mundo, no antes. Los huesos de dinosaurios no son de hace millones de años atrás porque Adán apenas vivió hace 6,000 años.

¿La Biblia Menciona a los Dinosaurios?

Si es que las personas vieron dinosaurios, se podría pensar que los escritos antiguos, como la Biblia por ejemplo, deberían mencionarlas. La versión Reina Valera (RVR) se publicó por primera vez en 1569.16 Algunas personas piensan que la Biblia no menciona los dinosaurios por el hecho de que no hace mención de la palabra, dinosaurio en esta traducción, ni en otras tampoco. Sin embargo, no se inventó la palabra dinosaurio17 sino hasta el año 1841 cuando un famoso anatomista británico y el primer superintendente del Museo Británico (y acérrimo anti-darwinista) Sr. Ricardo Owen observó los huesos del Iguanodon y el Megalosuarus y se dio cuenta de que pertenecían a un grupo único de reptiles que todavía no se había clasificado. El acuñó el término dinosaurio con palabras griegas que significan “lagarto terrible.”18

La palabra dinosaurio

Por ello, uno no esperaría encontrar la palabra dinosaurio en la Biblia Versión Reina Valera—la palabra no existía cuando se hizo la traducción. ¿Existe otra palabra para dinosaurio? Hay leyendas de dragones alrededor del mundo. Muchas descripciones de dragones corresponden con las características de algunos dinosaurios específicos. ¿Podrían ser relatos de encuentros con los que ahora llamamos dinosaurios?

Al igual que las leyendas de diluvio se basan en el verdadero Diluvio universal (Diluvio de Noé), las leyendas de dragones posiblemente se basan en encuentros verdaderos con animales reales, los que ahora llamamos dinosaurios. Muchas de estas descripciones de dragón-terrestre concuerdan con lo que sabemos acerca de los dinosaurios.

Dragones

En Génesis 1:21, la Biblia dice, “Y creó Dios los grandes monstruos (ballenas en la Reina Valera) del mar, y toda cosa viva que anda arrastrando, que las aguas produjeron según su género . . . .” La palabra hebrea aquí para monstruo del mar que se traduce “ballena” en la Reina Valera, al igual en la Biblia Rey Santiago, en otro pasaje se traduce “dragón” (hebreo: tannin). Así que, en el primer capítulo del primer libro de la Biblia, puede que Dios está describiendo los grandes dragones del mar (animales acuáticos, tipo dinosaurio) que Él creó.

Hay otros pasajes bíblicos acerca de los dragones que vivían en el mar: “las aguas cabezas de monstruos (literalmente dragones)” (Salmo 74:13), “y matará al dragón que está en el mar” (Isaías 27:1). Aunque la palabra “dinosaurio” estrictamente se refiere a animales terrestres, los reptiles acuáticos y reptiles voladores a menudo se agrupan con los dinosaurios. Los dragones del mar podrían haber incluido los animales de tipo dinosaurio como el Mosasaurio.19

Job 41 describe el Leviatán, un grande animal que vivía en el mar y salían llamas por su boca. Este “dragón” podría haber sido algo como el poderoso Sarcosuchus imperator (Cocodrilo Emperador o Súper Cocodrilo)20 de 40 pies (12m), o el Liopleúrondon de 82 pies (25m).

También la Biblia menciona una serpiente voladora: “la víbora y la serpiente que vuela” (Isaías 30:6). Puede ser una referencia a uno de los pterodáctilos, que son popularmente considerados como dinosaurios voladores, tales como el Pteranodon, el Rhamphorhynchus, o el Ornithocheirus.21

No mucho después del Diluvio, Dios estuvo demostrando su grandeza como creador a un hombre llamado Job, recordándole del animal terrestre más grande que había hecho:

Ahí está el behemot: yo lo creé, lo mismo que a ti.
Come hierba, como el buey.
Su fuerza está en sus lomos;
su vigor, en los músculos de su vientre.
Mueve su cola semejante al cedro,
y los nervios de sus muslos están entretejidos.
Sus huesos son fuertes como el bronce
y sus miembros como barras de hierro.
Él es el primero entre las obras de Dios,
y sólo el que lo hizo puede acercar a él la espada. (Job 40:15–19)

La frase “Él es el primero entre las obras de Dios” sugiere que fue el animal más grande que Dios había hecho. Entonces, ¿qué clase de animal era el “behemot”?

Behemot

Los traductores de la Biblia, por no estar seguros de lo que era esta bestia, frecuentemente transliteraban del hebreo, y por eso la palabra behemot (por ejemplo, RVR, NVI, BLA). Sin embargo, en muchos comentarios bíblicos y notas al pie en la Biblia, “behemot” se dice que es “posiblemente un hipopótamo o un elefante.”22 Algunas versiones de la Biblia realmente lo traducen “behemot” en esta manera.23 Además del hecho de que el elefante y el hipopótamo no eran los animales más grandes que Dios había creado (de lejos algunos dinosaurios les eclipsaban en tamaño a estos) ya que la cola del behemot es comparada con un gran árbol de cedro (versículo 17).

La cola pequeña del elefante (o la cola del hipopótamo que parece un colgajo de piel) es bastante distinta a un cedro. Es claro que el elefante y el hipopótamo no podrían ser el “behemot.”

Ningún ser vivo se aproxima a esta descripción. No obstante, el behemot tiene mucho parecido al Braqiosaurio que es uno de los dinosaurios grandes.

Braqiosaurio

¿Existen Otros Documentos Antiguos de los Dinosaurios?

En la película The Great Dinosaur Mystery,24 (El Gran Misterio del Dinosaurio), se presenta una serie de relatos de dragones:

  • Una historia sumeria escrita en o antes de 2000 a.C. que habla de un héroe llamado Gilgamesh, que cuando fue a talar cedros en un bosque solitario, se encontró con un enorme dragón violento y lo mató, cortándole la cabeza para que sea un trofeo.
  • Cuando Alejandro Magno/el Grande (c. 330 a.C.) y sus soldados entraron en la India, se encontraron con que indios adoraban enormes reptiles silbantes que se guardaban en cuevas.
  • China es famosa por sus cuentos de dragones, además que ellos ocupan un lugar prominente en su cerámica, bordados y tallas.
  • Inglaterra, junto con varias otras culturas, conserva la historia de San Jorge, quien mató a un dragón que vivía en una cueva.
  • Existe una historia de un irlandés del décimo siglo quien escribió acerca de su encuentro con lo que parece haber sido un Estegosaurio.
  • En los 1500, un libro europeo de ciencia, Historia Animalium, enumeró muchos animales vivos que después serían nombrados dinosaurios. Ulysses Aldrovandus, un naturalista popular de aquella época, registró un encuentro entre un campesino llamado Baptista y un dragón cuya descripción se asemeja a la del pequeño dinosaurio Tanystropheus. El encuentro fue el 13 de mayo, 1572, cerca de Bolonia, Italia, y el campesino mató al dragón.
San Jorge

San Jorge (Sankt Goran) y el dragoń en Gamla Stan (Pueblo Antiguo) de Stockholm, Suecia

También, se descubrieron petroglifos (dibujos tallados en las piedras) de criaturas tipo dinosaurio.25

En resumen, a través de las épocas, las personas estaban muy familiarizadas con los dragones. Las descripciones de estos animales concuerdan con lo que ahora se sabe acerca de los dinosaurios. La Biblia menciona tales criaturas, incluso algunas que vivían en el mar y unas que volaban por el aire. Existe un gran número de otras evidencias históricas que establecen la coexistencia de tales criaturas con los seres humanos.

¿Qué Nos Indican los Huesos?

También, existe evidencia física de que los huesos de dinosaurios no son de hace millones de años.

En el año 2005, algunos científicos que trabajaban en el estado de Montana (EEUU) hicieron un descubrimiento sorprendente en el fémur de un Tiranosaurio Rex que aún tenía tejido blando bien conservado. Incluía vasos sanguíneos (venas) y células. Fue un descubrimiento impactante para los evolucionistas que sostienen una extinción de los dinosaurios de hace 65 millones de años.26 El creacionista Dr. David Menton, doctorado en biología celular de la Brown University, escribió en aquél tiempo que el descubrimiento “realmente reta la imaginación de uno que cree que el tejido blandito y las células podrían permanecer con un aspecto relativamente fresco por decenas de millones de años de supuesta historia evolutiva.”27

Por supuesto, los evolucionistas ahora estudian posibles maneras de explicar este fenómeno, que previamente se creía imposible.28 Pero están tan firmes en su creencia de que el mundo es muy antiguo, que dudamos que muchos considerar repensar su punto de vista de que los dinosaurios murieron hace 65 millones de años.

Argumentamos que no hay manera de que el tejido/vasos sanguíneos puedan tener millones de años, sino que se preservaron durante una máxima temporada de unos pocos miles de años (por ejemplo: el dinosaurio quizás falleció durante el Diluvio global del tiempo de Noé; alrededor de hace 4.300 años). Los creacionistas ahora tienen una evidencia poderosa que refuta la creencia de que los dinosaurios vivieron hace millones de años; en lugar de ello, tienen un gran apoyo para una cronología bíblica de una creación reciente.

Además, se ha descubierto huesos no fosilizados de un dinosaurio con pico de pato en la Vertiente del Norte, Alaska, EEUU.29 También, los científicos creacionistas colectaron dichos huesos congelados (no fosilizados) en Alaska.30 Los evolucionistas no dirían que los huesos se quedaron congelados por millones de años desde la extinción de estos dinosaurios (según la teoría evolutiva). Sin embargo, los huesos no podrían haberse conservado por millones de años sin mineralizarse. Este es un rompecabezas para los que creen en una “época de dinosaurios” de hace millones de años, pero no para alguien que edifica sus pensamientos sobre la Biblia.

¿Qué Comían los Dinosaurios y Cómo se Comportaban?

Las películas como Jurassic Park (Parque Jurásico) y The Lost World (El Mundo Perdido) presentan a la mayoría de los dinosaurios como carnívoros agresivos. Pero la mera presencia de dientes afilados no nos dice como se comportaba un animal o necesariamente que alimentos comía—simplemente nos relatan la clase de dientes que tenía (para la extracción de alimentos, etc.). Sin embargo, al examinar el estiércol o excremento (coprolito) de dinosaurios, los científicos han podido determinar la dieta de algunos dinosaurios.31

Originalmente, antes del pecado, todos los animales, incluso los dinosaurios, eran vegetarianos. Génesis 1:30 dice, “Pero a toda bestia de la tierra, a todas las aves de los cielos y a todo lo que tiene vida y se arrastra sobre la tierra, les doy toda planta verde para comer.”

Esto significa que incluso el mismo T. Rex, antes de que entrara el pecado al mundo, solamente comía plantas/hiervas. Algunas personas se oponen al señalar los dientes grandes que tenían los T. Rex maduros, insistiendo en que debieron haber sido utilizados para atacar a los animales. Sin embargo, el hecho de tener dientes grandes y afilados no es prueba de que dicho animal fuera carnívoro. ¡Solo significa que tenía dientes grandes y afilados!32 Muchos de los animales actuales con dientes afilados básicamente son vegetarianos. El panda gigante tiene dientes afilados como un carnívoro, pero se alimenta con bambú. Es probable que los dientes de los pandas fueran maravillosamente diseñados para comer bambú. Los evolucionistas dirían que el panda grande evolucionó de un carnívoro y después cambió al bambú para explicar la razón para los dientes de tipo carnívoro.33 Diferentes especies de murciélagos se alimentan con diversas frutas, néctar, insectos, pequeños animales, y con sangre, pero sus dientes no indican claramente lo que comen.34 Los dientes de los osos tienen características carnívoras, pero algunos osos son vegetarianos, y muchos, si no es la mayoría, son principalmente vegetarianos. Antes del pecado, Dios describió el mundo como: “bueno de gran manera” (Génesis 1:31). Algunas personas no pueden aceptar este concepto de la armonía perfecta por causa de la cadena alimenticia que observan en el mundo actual. Sin embargo, no se puede mirar la condición del mundo que está bajo la maldición del pecado, la muerte resultante y la lucha, para rechazar el relato histórico de Génesis. Todo ha cambiado por causa del pecado. Es por eso que Pablo describe que la creación presente como alguien que “gime” (Romanos 8:22) Hay que ver por los “ojos” de la Biblia para entender al mundo.35 Algunos argumentan que las personas o animales habrían sufrido aun estando en un mundo ideal. Sostienen que, aun antes del pecado, Adán o algún animal podrían haber pisado un animal pequeño o rasparse en alguna rama de árbol. Ciertamente, estas clases de situaciones son realidades del mundo caído de hoy—el mundo actual no es perfecto; está sufriendo los efectos de la Maldición (Romanos 8:22). No se puede ver la Biblia a través de los ojos del mundo e insistir que el mundo antes del pecado era exactamente igual que el mundo que vemos hoy. No se sabe cómo se veía un mundo perfecto, continuamente restaurado y totalmente sostenido por el poder de Dios (Colosenses 1:17; Hebreos 1:3)—nunca hemos experimentado la perfección (solamente Adán y Eva antes del pecado).

Sin embargo, existen pequeños vislumbres en la Escritura; en Deuteronomio 8.4, 29:5 y Nehemías 9:21, que dicen que cuando los israelitas vagaban por el desierto para 40 años, sus ropas y zapatos no se desgastaron y tampoco se hincharon sus pies. Cuando Dios perfectamente sostiene las cosas, el desgaste o las heridas ni siquiera son una opción.

Pensemos en Sadrac, Mesac, y Abed-nego (Daniel 3:26–27). Ellos salieron del horno de fuego ardiente ni siquiera con olor a humo. Una vez más, cuando el Señor perfectamente sostiene, no es posible ser herido. En un mundo perfecto, antes del pecado y la Maldición, Dios sostuvo todo, pero en el mundo actual que está bajo maldición, las cosas se desgastan. Muchos comentaristas creen que la descripción en Isaías 11:6–9 del lobo, el cordero y el león que comen paja como el buey, fue un retrato de la nueva Tierra y la futura restauración (Hechos 3:21) donde ya no habrá maldición, tampoco muerte (Apocalipsis 21:1, 22:3). Dichos animales están viviendo pacíficamente como vegetarianos (esto también es la descripción del mundo de los animales antes del pecado—Génesis 1:30). El mundo actual ha cambiado drásticamente por el pecado y la Maldición. Hoy en día, no se puede utilizar la cadena alimenticia y el comportamiento de los animales (los cuales también cambiaron después del Diluvio—Génesis 9:2–3) como base para interpretar la Biblia—la Biblia explica por qué el mundo es como es.

En el principio, Dios dio dominio a Adán y Eva sobre los animales: “Los bendijo Dios y les dijo: ‘Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla; ejerced potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y todas las bestias que se mueven sobre la tierra’” (Génesis 1:28). Al observar el mundo actual, se nos recuerda Hebreos 2:8: “Todo lo sujetaste bajo sus pies. En cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no le sea sujeto, aunque todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas.” La relación entre el hombre y todas las cosas cambió por causa del pecado—no están “bajo sus pies” como lo estaban originalmente.

La mayoría de las personas, incluso los cristianos, tienden a observar el mundo tal como es ahora, con la muerte y sufrimiento, y luego llevan esa observación a la Biblia y la interpretan bajo esa luz. Pero nosotros somos seres humanos pecaminosos y falibles, observando un mundo bajo la maldición del pecado (Romanos 8:22); por eso, es que es necesario comenzar con la revelación divina, o sea la Biblia, para empezar a entender.

Entonces, ¿cómo aparecieron los colmillos y garras? El difunto Dr. Henry Morris, un fundador del movimiento moderno de creacionismo, declaró:

Si tales estructuras como los colmillos y garras fueron parte de su equipo original, o si fueron características recesivas las cuales solo llegaron a ser dominantes por un proceso de selección que sucedió después, o si fueron características de mutaciones que prosiguieron a la Maldición, o exactamente qué, tendremos que esperar nuevas investigaciones.36

Después de que el pecado entró al mundo, todo cambió. Quizás algunos animales comenzaron a comerse los unos a los otros en esta etapa. En los días de Noé, Dios describió lo que pasaba de esta manera: “Y miró Dios la tierra, y vio que estaba corrompida, porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra” (Génesis 1:12).

También, Dios cambió el comportamiento de los animales después del Diluvio. Leemos, “Infundiréis temor y miedo a todo animal sobre la tierra, a toda ave de los cielos, a todo lo que se mueva sobre la tierra y a todos los peces del mar; en vuestras manos son entregados” (Génesis 9:2). Por lo tanto, al hombre le resultaría bastante más difícil llevar el mandamiento de dominio que le fue dado en Génesis 1:28.

¿Por qué Encontramos Fósiles de Dinosaurios?

La formación de fósiles requiere un entierro repentino. Cuando muere un animal, generalmente es consumido por otro animal o decae hasta desaparecer sus restos. Para formar un fósil, se requiere condiciones únicas para preservar el animal y reponerlos con minerales, etc.

Los evolucionistas antes afirmaban que el registro fósil se formó lentamente a medida que los animales morían y gradualmente fueron cubiertos con sedimentos. Sin embargo, recientemente se ha reconocido que el registro fósil debe haber involucrado procesos catastróficos.37 La mayoría de los organismos tuvieron que ser enterrados repentinamente para formar los miles de millones de fósiles alrededor del mundo que se encuentran dentro de capas de a veces varios kilómetros de espesor. Muchos evolucionistas ahora afirman que el registro fósil se formó repentinamente, en cortos plazos intercalados por millones de años.

Según la Biblia, con el paso del tiempo, el mundo se llenó de malicia, así que Dios determinó enviar un Diluvio universal “para destruir todo ser en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá” (Génesis 6:17).

Dios ordenó a Noé que construyera un barco muy grande en el cual llevaría a su familia junto con representantes de todo tipo de animal terrestre que respire aire (que Dios mismo los escogería y los enviaría a Noé, Génesis 6:20). Se tuvo que incluir dos de cada clase de dinosaurio.

¿Cómo Acomodaron a los Dinosaurios en el Arca?

Varias personas piensan acerca de los dinosaurios como criaturas gigantes que nunca podrían haber entrado al Arca.

Pero, basado en los esqueletos encontrados por el mundo, el tamaño promedio de un dinosaurio era aproximadamente del tamaño de una oveja.38 De hecho, muchos dinosaurios eran relativamente pequeños. Por ejemplo, Struthiomimus era del tamaño de un avestruz, y Compsognathus no era más grande que un gallo.

Solo pocos dinosaurios crecieron a tamaños extremadamente grandes (por ejemplo: Brachiosaurus y Apatosaurus) pero incluso no eran del tamaño de la ballena azul, que es el animal más grande del mundo actual. (Los reptiles tienen el potencial de crecer continuamente mientras viven; por eso, los dinosaurios grandes probablemente fueron lo que tenían mayor edad.)

Los dinosaurios ponían huevos, y el huevo fósil del dinosaurio más grande que se ha descubierto es más o menos del tamaño de una pelota de fútbol americano.39 Incluso los dinosaurios más grandes eran muy pequeños cuando nacían. Hay que tomar en cuenta que los animales que descendieron del Arca tenían el propósito de repoblar la tierra. Por lo tanto, habría sido necesario elegir adultos juveniles para subir a bordo el Arca, los cuales pronto estarían en el mejor momento para su vida reproductiva. Investigaciones recientes sugieren que los dinosaurios experimentaron períodos de crecimiento acelerado en su adolescencia.40 Así que se puede realmente asumir que Dios habría enviado animales jóvenes al Arca, no criaturas completamente desarrolladas.

Los dinosaurios en el Arca de Noé

Algunos podrían argumentar que las 600 especies (o más) de dinosaurios no podrían haberse encajado en el Arca. Pero Génesis 6:20 afirma que aquellas clases representantes de animales terrestres subieron a bordo del Arca. Entonces, la pregunta es, ¿qué es una “clase” (hebreo: min)? Los creacionistas bíblicos han señalado que pueden existir muchas especies que descienden de una sola clase. Por ejemplo, pueden existir muchas clases de gatos en el mundo, pero probablemente todas las especies de gatos originalmente llegaron de solo algunas pocas clases de gatos.41 Las variedades de gatos actuales se han desarrollado por selección natural y artificial las cuales actúan sobre la variación original en la información (genes) de los gatos originales. Esto ha producido distintos conjuntos y subconjuntos de información, y por lo tanto diferentes clases de gatos.

Las mutaciones (errores en las copias de los genes durante la reproducción) pueden también contribuir en la variación, pero los cambios causados por las mutaciones son “cuesta abajo,” ocasionando una pérdida de la información original.

Incluso, la especiación podría ocurrir a través de estos procesos. Dicha especiación no es “evolución” puesto que se basa en información ya creada y ya presente. Por eso, es un proceso limitado de cuesta abajo que no involucra un aumento ascendente de complejidad. Por lo tanto, solo se requirió unos pocos pares de felinos a bordo del Arca de Noé.

Los nombres de los dinosaurios han tendido a proliferar, con nuevos nombres que se dan a unos pocos pedazos de hueso, aunque el esqueleto es similar a uno que es de diferente tamaño o que se encuentra en otro país. Probablemente existían menos de 50 distintos grupos o clases de dinosaurios que tenían que subir a bordo del Arca.42

Also, it must be remembered that Noah’s Ark was extremely large and quite capable of carrying the number of animals needed, including dinosaurs. Muchos fueron preservados en las capas que se formaron por el Diluvio—por eso, existen millones de fósiles. Presumiblemente, muchos de los dinosaurios fósiles fueron enterrados en este tiempo, hace unos 4,400 años aproximadamente. También, después del diluvio, se habría producido considerables catástrofes, incluyendo eventos tales como la Era Glacial, resultando en algunas formaciones pos-diluvio de fósiles también.

Las formas contorsionadas de estos animales preservados en las rocas, la numerosa cantidad de ellos en sepulcros fósiles, su amplia distribución, y algunos esqueletos completos proporcionan evidencia convincente de que fueron rápidamente enterrados, dando testimonio de un diluvio masivo.43

Clases de dinosaurios

¿Por qué No Se Ve a los Dinosaurios Hoy?

Al final del Diluvio, Noé, su familia, y los animales bajaron del Arca (Génesis 8:15–17). Los dinosaurios comenzaron una nueva vida en un mundo nuevo. Los dinosaurios salieron para procrear y repoblar la tierra, junto con otros animales. Ellos habrían dejado el lugar de aterrizaje del Arca para dispersarse por la superficie del mundo. Los descendientes de estos dinosaurios dieron lugar a las leyendas de dragones.

Pero el mundo a donde salieron a repoblar era diferente del mundo que conocían antes del Diluvio de Noé. El Diluvio lo había devastado. Ahora sería un mundo mucho más difícil para sobrevivir.

Después del Diluvio, Dios le dijo a Noé que de ahí en adelante, los animales temerían a los hombres, y que la carne de animales podría servir de alimento para el hombre (Génesis 9:1–7). Aun para el hombre, el mundo se convertiría en un lugar más inhóspito. Para sobrevivir, la nutrición de las plantas que antes se obtenía fácilmente tendría que suplementarse con fuentes animales.

Tanto los animales como los hombres se encontrarían con su capacidad para sobrevivir puesto a prueba al máximo. Se puede ver en el registro fósil, del registro escrito por los hombres, y de la experiencia en los últimos siglos que muchas formas de vida en este planeta no han sobrevivieron esa prueba.

Hay que reconocer que muchos animales terrestres que respiran aire y plantas se han extinguido desde el Diluvio—ya sea debido a la acción del hombres o la competición con otros especies, o por el ambiente pos-Diluvio más difícil. Muchos grupos siguen extinguiéndose aún. Los dinosaurios parecen ser contados entre los grupos extintos.

Entonces, ¿por qué tanta intriga acerca de dinosaurios y poco interés por la extinción del helecho Cladophebius? (por ejemplo). Lo que fascina a la gente sobre los dinosaurios es su aspecto monstruoso.

Los evolucionistas han capitalizado o aprovechado de esta fascinación, y el mundo está inundado con propaganda evolutiva centrada en los dinosaurios. Consiguientemente, la filosofía evolutiva ha impregnado el pensamiento moderno, incluso entre los cristianos.

Si se le preguntara a los directores del parque zoológico cual es la razón de sus programas para especies en peligro de extinción, probablemente recibirías una respuesta como esta: “Hemos perdido varios animales de esta tierra. Los animales se están extinguiendo todo el tiempo. Mire todos los animales que han ido para siempre. Tenemos que tomar acciones para salvar a los animales.”

Si luego se les preguntara: “¿Por qué hay animales en vías de extinción?” Quizás esta sería la respuesta: “¡Es obvio! La gente los están matando, la falta de alimentos, la destrucción del medio ambiente por el hombre, enfermedades, problemas genéticos, catástrofes como diluvios—hay varias razones.”

Si después se les preguntara, “Pues, ¿qué les sucedió a los dinosaurios?” probablemente la respuesta sería, “¡No se sabe! Los científicos han sugerido docenas de posibles razones, pero sigue siendo un misterio.”

se marchitó

Quizás una de las razones por la que los dinosaurios se extinguieron es porque no comenzamos con programas de especies en peligro de extinción con suficiente tiempo. Los factores que provocan la extinción hoy, fueron producidos debidos al pecado del hombre—la Maldición, las secuelas del Diluvio (un juicio), etc.—son los mismos factores que causaron la extinción de los dinosaurios.

¿Realmente Se Extinguieron Los Dinosaurios?

No se puede probar la extinción de un organismo sin simultáneamente tener conocimiento de cada parte de la superficie de la tierra. Los expertos se han avergonzado cuando algunos animales fueron hallados vivos después de afirmarse su extinción. Por ejemplo, en la década de 1990, unos exploradores descubrieron elefantes en Nepal que tienen muchas características en común con los mamuts.44

Científicos en Australia encontraron unos árboles vivos que se pensaron que se habían extinguidos junto con los dinosaurios. Un científico dijo, “Fue como si hubiéramos encontrado un ‘dinosaurio vivo.’”45 Cuando los científicos descubren animales o plantas que eran considerados extintos hace mucho tiempo, los nombran “fósiles vivientes.” Existen cientos de fósiles vivos, los cuales son una gran vergüenza para quienes creen en millones de años de historia del mundo.

Exploradores y nativos de África han reportado avistamientos de criaturas tipo dinosaurio, incluso en el siglo XX.46 Por lo general, estos encuentros se han confinado a lugares alejados de la vía, tales como lagos profundos en las selvas del Congo. Las descripciones ciertamente concuerdan con las de los dinosaurios.47

Los dibujos del mamut en cavernas

Los dibujos hechos en las cavernas (pinturas rupestres) por los nativos norteamericanos parecen representar un dinosaurio.48 Puesto que los científicos aceptan los dibujos del mamut en cavernas, ¿por qué no aceptan los dibujos de dinosaurios? El adoctrinamiento evolucionista que refuta la coexistencia entre hombres y dinosaurios impide a la mayoría de los científicos de aun siquiera considerar que los dibujos son de dinosaurios.

Ciertamente, no sería una vergüenza para un creacionista si alguien descubriera un dinosaurio vivo en una selva. Sin embargo, esto avergonzaría a los evolucionistas.

Además, no se puede clonar un dinosaurio aunque tuviéramos ADN de dinosaurio, como en la película Jurassic Park (Parque Jurásico). También se necesitaría un dinosaurio hembra vivo. Los científicos han descubierto que se necesita un huevo de una hembra viva para clonar un animal, ya que la “maquinaria” en el citoplasma de su huevo es necesaria para el desarrollo de una nueva criatura.49

¿Ave saurios?

De todos modos, muchos evolucionistas no creen que los dinosaurios realmente se extinguieron. En 1997, se leía el siguiente letrero en la entrada de la exposición de aves en el zoológico de Cincinnati, Ohio, EEUU:

Los dinosaurios se extinguieron hace millones de años—¿o no? No, porque las aves esencialmente son dinosaurios con plumas de cola corta.

A mediados de los años 1960, Dr. John Ostrom de la Universidad de Yale comenzó a popularizar la idea de que los dinosaurios evolucionaron en aves.50 Sin embargo, no todos los evolucionistas están de acuerdo con esto. “Solo es una fantasía de ellos,” dice Alan Feduccia, un ornitólogo en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, y un principal crítico de la teoría dino-a-ave. “Tanto quieren ver dinosaurios vivos que ahora piensan que se puede estudiarlos vicariamente en el alimentador de pájaro del patio trasero de una casa.”51

Con fervor, han intentado adoctrinar el público para que crean que las aves modernas son realmente dinosaurios. La revista Time, el 26 de abril, 1993, tuvo por portada un “ave saurio,” ahora llamado Mononkus, vestido de plumas (una supuesta forma de transición entre los dinosaurios y las aves) basado en un fósil descubierto sin plumas.52 Dentro del mismo mes, Science News (Noticias Científicas) proporcionó un artículo sugiriendo que dicho animal era una criatura que cavaba, como un topo.53

En el 1996, los periódicos reportaron un hallazgo en China de un reptil fósil que supuestamente tuvo plumas.54 Algunos de los medios de comunicación afirmaron que sería “evidencia irrefutable que las aves actuales se evolucionaron de los dinosaurios,” si fuera confirmada. Un científico afirmó, “No se puede llegar a ninguna conclusión, salvo la conclusión que son plumas.”55 Sin embargo, en 1997, la Academy of Natural Sciences (Academia de Ciencias Naturales) en Philadelphia, Pennsylvania, EEUU, envió cuatro científicos principales para investigar dicho descubrimiento. Concluyeron que no fueron plumas. El informe de los medios de comunicación decía en referencia a uno de los científicos, “Él dijo que vio estructuras ‘tipo cabello’—no cabellos—que podrían apoyar un volante, o cresta, como de las iguanas.”56

Apenas este informe había aparecido cuando otro informe de los medios de comunicación afirmaba que 20 fragmentos de huesos reptiles descubiertos en Sudamérica demostraban que los dinosaurios tuvieron relación con las aves.57

Las aves son de sangre caliente y los reptiles de sangre fria, pero los evolucionistas que creen en la evolución de dinosaurios en aves quisieran ver los dinosaurios como si fueran de sangre caliente para sostener su teoría. Pero el Dr. Larry Martin, de la Universidad de Kansas, refuta esta idea:

Una investigación reciente ha demostrado que la estructura de los huesos de dinosaurios tenía, “características de animales de sangre fría,” afirmó Martin. “Entonces, volvemos a la idea de dinosaurios de sangre fría.58

Lamentablemente, los medios seculares han llegado a ser tan descarados en su posición anti-cristiana y en su propaganda a favor de la evolución que se atreven a hacer declaraciones tan ridículas como: “Los loros y colibríes también son dinosaurios.”59

Varios informes más recientes han alimentado el debate ave/dinosaurio entre los evolucionistas. Uno trata con la investigación de los orígenes embrionarios de los “dedos” de aves y dinosaurios, demostrando que los dinosaurios no podrían evolucionarse en aves.60 Un estudio del tal dinosaurio con plumas de China reveló que el dinosaurio tenía un pulmón y diafragma claramente reptil que son distintivamente diferentes del pulmón de ave.61 Otro informe afirmó que los bordes deshilachados que algunos pensaban que eran “plumas” en el fósil de China son similares a las fibras de colágeno colocadas justo debajo de la piel de serpientes marinas.62

No existe evidencia creíble que los dinosaurios evolucionaron en aves.63 Los dinosaurios siempre han sido dinosaurios y las aves siempre han sido aves.

¿Y qué si se hubiera encontrado un fósil de dinosaurio con plumas? ¿Eso sería prueba que las aves se evolucionaron de los dinosaurios? No, un pato tiene un pico de pato y pies palmeados, tanto como un ornitorrinco, pero nadie cree que esto sea prueba de que los ornitorrincos evolucionaron de patos. La creencia de que los reptiles o dinosaurios se evolucionaron en aves requiere escamas reptiles en el transcurso de llegar a convertirse en plumas, por decir, escamas transicionales, no plumas completamente formadas. Un fósil tipo dinosaurio con plumas seria solamente otro mosaico curioso, como el ornitorrinco, formando parte de las similitudes colocadas en las criaturas que señalan la mano del único verdadero Dios Creador que creó todo.

¿Por qué Esto Es Importante?

Aunque son los dinosaurios son fascinantes, algunos lectores pueden decir, “¿Por qué los dinosaurios son tan importantes? Sin duda, hay muchas cuestiones más importantes que tratar en el mundo actual, tales como el aborto, desintegración familiar, racismo, promiscuidad, deshonestidad, comportamiento homosexual, eutanasia, suicidio, desorden, pornografía, etc. De hecho, debemos estar compartiendo el evangelio de Jesucristo con la gente, y no preocupándonos con cuestiones secundarias como los dinosaurios.”

En realidad, las enseñanzas evolucionistas de dinosaurios que impregnan la sociedad tienen gran importancia para que muchas personas no escucharen el evangelio, y es por eso que abundan los problemas sociales hoy. Si no creen en la historia en la Biblia, ¿por qué alguien confiaría en sus aspectos morales y su mensaje de salvación?

Las Implicaciones

Si se acepta las enseñanzas evolutivas de los dinosaurios, entonces se debería creer que el relato bíblico de la historia es falso. Si la Biblia está equivocada en esta área, entonces no es la Palabra de Dios y se puede ignorar todo lo demás que afirma por razones de conveniencia.

Si todo se hizo a sí mismo por procesos naturales—sin Dios—entonces Dios no es nuestro dueño, y tampoco tiene el derecho de ordenarnos en cuestiones de cómo debemos vivir. De hecho, Dios no existiría en dentro de esta manera de pensar, por lo que tampoco habría una base absoluta para la moralidad. Sin Dios, todo “vale”—los conceptos de correcto e incorrecto simplemente son asuntos de opinión. Y sin una base para la moralidad, no hay tal cosa como pecado. Y por negar la existencia del pecado significaría que no existe la necesidad de temer el juicio de Dios tampoco existe la necesidad del Salvador, Jesucristo. La historia de la Biblia es vital para apropiadamente entender la razón por la cual se necesita recibir a Jesucristo como Salvador.

Las Cosas Terrenales

Millones de Años y el Evangelio

La enseñanza que los dinosaurios vivieron y murieron millones de años antes que los hombres ataca directamente a los cimientos del evangelio de otra manera. El registro fósil, donde se encuentran los dinosaurios, documenta la muerte, enfermedad, sufrimiento, crueldad, y brutalidad. Es un registro bastante feo. El hecho de permitir una idea de millones de años en las capas fósiles significa aceptar la muerte, derramamiento de sangre, enfermedad, y sufrimiento antes del pecado de Adán.

Pero la Biblia dice claramente que la muerte, derramamiento de sangre, enfermedad, y sufrimiento son consecuencias del pecado. Dios le dijo a Adán en Génesis 3:19 que él volvería al polvo porque del polvo fue tomado, lo que demuestra que la sentencia de muerte no era solamente espiritual, sino física también.

Después de que Adán desobedeció a Dios, el Señor le vistió a Adán y Eva con “túnicas de pieles” (Génesis 3:21). Para hacer esto, Él tenía que haber matado y derramado la sangre de al menos un animal. La razón puede resumirse en Hebreos 9:22:

Y según la Ley, casi todo es purificado con sangre; y sin derramamiento de sangre no hay remisión.

Dios demandó el derramamiento de sangre para el perdón o remisión de pecados. Lo que sucedió en el Huerto de Edén fue un retrato de lo que vendría en Cristo Jesús, quien derramó Su sangre en la Cruz siendo “el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29).

Si el derramamiento de sangre se produjo antes del pecado, el Huerto estaría descansando sobre un registro fósil de cosas muertas millones de años de antigüedad, y consecuentemente el fundamento de la Expiación quedaría destruido.

El cuadro grande también concuerda con Romanos 8, que afirma que la creación entera “gime” por los efectos de la Caída de Adán—no estaba “gimiendo” por la muerte y sufrimiento antes del pecado de Adán. Jesucristo sufrió la muerte física y derramó Su sangre porque la muerte fue el castigo por el pecado. Pablo describe esto detalladamente en Romanos 5 y 1 Corintios 15.

Apocalipsis capítulos 21 y 22 aclara que habrá un “cielo nuevo y tierra nueva” algún día donde “ya no habrá más muerte” y “no más maldición”—justo como era el mundo antes de aquel día cuando el pecado cambió todo. Obviamente, existirán animales en la tierra nueva, no morirán y no se comerán los unos a los otros o al pueblo redimido.

Por lo tanto, la enseñanza de millones de años de muerte, enfermedad, y sufrimiento antes del pecado de Adán es un ataque directo al fundamento del mensaje de la Cruz.

Conclusión

Si se acepta la Palabra de Dios, comenzando con Génesis, como verdadera y fidedigna, entonces se puede dar una explicación acerca de los dinosaurios y entender el mundo que nos rodea con la evidencia que se observa. Al hacer esto, ayudaremos a la gente a ver que el libro de Génesis es absolutamente digno de confianza y lógicamente defendible, y que es lo que afirma ser—el relato verdadero de la historia del universo y de la humanidad. Y lo que uno cree acerca del libro de Génesis, en última instancia, determinará lo que uno cree acerca del resto de la Biblia. Esto, a su vez, afectará como una persona se ve a sí mismo, a su prójimo, y de qué trata la vida, incluyendo su necesidad para la salvación.

AQUÍ ESTÁN LAS BUENAS NUEVAS

Una parte de la historia real de la Biblia es la mala noticia acerca de la rebelión del primer hombre, Adán, en contra del mandato de Dios el cual trajo la muerte, el sufrimiento y la separación de Dios a este mundo. Vemos los resultados a nuestro alrededor. Todos los descendientes de Adán son pecaminosos desde la concepción (Salmo 51:5) y ellos mismos entraron en esta rebelión (pecado). Por lo tanto, ellos no pueden vivir en la presencia de un Dios santo, sino están condenados a la separación de Dios. La Biblia afirma que “todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23) y que todos están sujetos a la “eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de Su poder” (2 Tesalonicenses 1:9).

Pero las buenas nuevas son que Dios ha hecho algo al respecto. “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Jesucristo, el Creador, aunque totalmente sin pecado, sufrió la pena del pecado en lugar de la humanidad, la cual es la muerte y la separación de Dios. Lo hizo para satisfacer las justas demandas de la santidad y la justicia de Dios, Su Padre. Jesús fue el sacrificio perfecto; murió en una cruz, pero al tercer día, resucitó, derrotando la muerte, para que todos los que verdaderamente creen en Él y se arrepientan de sus pecados (en lugar de sus propios méritos) pueden regresar a Dios y vivir por la eternidad con su Creador.

Por lo tanto: “El que en él cree no es condenado; pero el que no cree ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios” (Juan 3:18).

¡Qué maravilloso Salvador!—Y ¡qué maravillosa salvación en Cristo nuestro Creador!

Favor de ver la contraportada para la información de contacto, o comuníquese con una iglesia cercana que cree en la Biblia, donde el pastor acepte la exactitud y la autoridad de la Biblia desde el primer versículo en Génesis (incluyendo el relato de Génesis de una creación reciente y el Diluvio global/universal de Noé).

Referencias y Notas

  1. J. Horner y D. Lessem, The Complete T.Rex [El T. Rex Completo], (New York: Simon & Schuster, 1993), p. 18; M. Norell, E. Gaffney y L. Dingus, Discovering Dinasaurs in the American Museum of Natural History [Descubriendo a los Dinosaurios en el Museo Americano de la Historia Natural] (New York: Nevraumont Publ., 1995), p. 17, dice que el fósil más antiguo está fechado a 228 millones de años.
  2. Duane Gish, Evolution: the Fossils Still Say No! [Evolución: ¡Los Fosiles Aún Dicen que No!] (El Cajon, CA: Institute for Creation Research [Instituto de Investigación para la Creación], 1995), p. 129ff. Analiza los puntos de vista de los evolucionistas desde la posición creacionista. Norell et al., Discovering Dinosaurs in the American Musuem of Natural History [Descubriendo a los Dinosaurios en el Museo Americano de la Historia Natural], p. 2: “Los dinosaurios pertenecen a un grupo llamado Archosauria . . . El Archosaurio vivientes son los veintiun crocodrilos y caimanes que existen hoy, junto con más de diez mil especies de dinosaurios terópodos (aves).”
  3. John Morris, The Young Earth [La Tierra Jóven] (Green Forest, AR: Master Books, 1994); Henry Morris, The Genesis Record [El Archivo de Génesis] (Grand Rapids, MI: Baker Book House, 1976), p. 43–46. Sobre la cronología bíblica, ver James Ussher, The Annals of the World [Los Anales del Mundo] (Green Forest, AR: Master Books, 2003; publicado originalmente en 1658).
  4. M. Benton, Dinosaurs: An A–Z Guide [Dinosaurios; Una Guia de A-Z] (New York: Derrydale Books, 1988), p. 10–11.
  5. Ibid.; Ver también D. Lambert y el Diagram Group, The Dinosaur Data Book [El Libro de Data de los Dinosaurios], (New York: Avon Books, 1990), p. 10–35; Norell et al., Discovering Dinosaurs . . ., p. 62–69; V. Sharpton and P. Ward, eds., Global Catastrophes in Earth History [Desastres Globales en la Historia de la Tierra], Special Paper 247 (The Geological Society of America [La Sociedad Geológica de America], 1990).
  6. Michael Lemonick, “Parenthood, Dino-style” [Paternidad, al estilo del dinosaurio], Time, 8 de enero, 1996, p. 48.
  7. Salmo 78:5; 2 Timoteo 3:14–17; y 2 Pedro 1:19–21. Dios, quien inspiró lo escrito, siempre ha existido, es perfecto, y nunca miente (Tito 1:2).
  8. D. Lambert, A Field Guide to Dinosaurs [Una Guía de Campo de Dinosaurios], (New York: Avon Books, 1983), p. 17.
  9. Si algunos dinosaurios eran acuáticos, entonces estos se habrían creado el Día 5 de la semana de la creación.
  10. S. West, “Dinosaur Head Hunt” [Caza Cabeza de Dinosaurios], Science News, 116, no. 18 (1979): 314–315. Originalmente ensamblada equivocadamente con la cabeza de un Camarasuario-tipo de dinosaurio en un esqueleto Apatosaurio y luego corregido con la cabeza correcta, la cual era de, “la misma familia que su primo casi idéntico, Diplodocus,” p. 314.
  11. Benton, Dinosaurs, p. 14.
  12. David Lambert, The Dinosaur Data Book [El Libro de Data de Dinosaurios] (EEUU: Gramercy, 1998), p. 279.
  13. Morris, The Young Earth, p. 51–67.
  14. Morris, The Genesis Record, p. 44–46.
  15. James Stambaugh, “Creation, Suffering and the Problem of Evil” [La Creación, el Sufrimiento y el Problema de la Maldad], CEN Technical Journal 10, no. 3 (1996): 391–404.
  16. La RVR más frecuentemente citada es la revisión 1995 “Reina Valera Contemporánea” por las Sociedades Bíblicas Unidas.
  17. D. Dixon et al., The Macmillan Illustrated Encyclopedia of Dinosaurs and Prehistoric Animals [La Encyclopedia Ilustrada de Macmillan de Dinosaurios y Animales Prehistóricos] (New York: Macmillan Publishing Co., 1998), p. 92; R. Grigg, “Dinosaurs and dragons: stamping on the legends,” [Dinosaurios y dragones; ¡estampando las leyendas!] Creation [Creación] 14, no. 3 (1990): 11.
  18. D. Norman, The Illustrated Encyclopedia of Dinosaurs [La Encyclopedia Ilustrada de Dinosaurios] (Londrés: Salamander Books Limited, 1985), p. 8. El significado de “lagarto terrible” ha ayudado a popularizar la idea que todos los dinosaurios fueron monstruos gigantes y salvajes. Esto está lejos de la verdad. Si Owen hubiera sabido de los dinosaurios más pequeños, quizás nunca habría acuñado el término.
  19. Las palabras hebreas tienen un rango de significados, incluyendo “monstruo del mar” (Gen. 1:21; Job 7:12; Sal. 148:7; Isa. 27:1; Ezequiel 29:3, 32:2) y “serpiente” (Éxodo 7:9; cf. Éxodo 4:3 y el paralelismo hebreo de Deuteronomio 32:33) Tannin/m son criaturas temibles, habitando en lugares remotos y desolados (Isaías 27:1, 51:9) y/o teniendo pies (Ezequiel 32:2). Sin embargo, tannin son referidos a amamantar a sus bebés (Lam. 4:3), la cual no es una característica de reptiles, sino de ballenas (¿monstruos del mar?), por ejemplo. La(s) palabra(s) parecen referirse a criaturas temibles y grandes que moraban en zonas pantanosas o en el agua. El término podría incluir reptiles y mamíferos. Traductores modernos suelen traducir las palabras a “chacales,” pero esto parece ser inapropiado porque los chacales no son particularmente temibles o difíciles de matar y no viven en pantanos.
  20. Sylvia Czerkas y Stephen Czerkas, Dinosaurs: A Global View [Dinosaurios: Una Vista Global] (España: Barnes and Noble Books, 1996), p. 179; P. Booker, “A New Candidate for Leviathan” [¿Un nuevo candidato para el Leviatán?], TJ 19, no. 2 (2005): 14–16.
  21. Norman, The Illustrated Encyclopedia of Dinosaurs, p. 170–172; P. Wellnhofer, Pterosaurs: The Illustrated Encyclopedia of Prehistoric Flying Reptiles (New York: Barnes and Noble, 1991), p. 83–85, 135–136.
  22. E.g., NVI Biblia de Estudio (Grand Rapids, MI: Zondervan, 1985).
  23. New Living Translation: Santa Biblia, (Wheaton, IL: Tyndale House Publishers, 1996). Job 40:15: “Take a look at the mighty hippopotamus.” [Echa un vistazo al poderoso hipopótamo]—así está escrito en inglés.
  24. Paul Taylor, The Great Dinosaur Mystery [El Gran Misterio de los Dinosaurios] (Mesa, AZ: Films for Christ [Películas para Cristo], 1991). Ver también Taylor, The Great Dinosaur Mystery and the Bible [El Gran Misterio de los Dinosaurios y la Biblia] (Denver, CO: Accent Publications, 1989).
  25. Dennis Swift, “Messages on stone” [Mensajes en piedra], Creation [Creación] 19, no. 2 (1997): 20–23.
  26. No fue una sorpresa total para el líder del equipo en este descubrimiento del 2005, Dr. Mary Schweitzer, había encontrado lo que parecían ser células de sangre en un hueso T. Rex en la década 1990. Ella reportó en ese tiempo que “parecía exactamente un trozo de hueso moderno. Pero, por supuesto, no lo podría creer. .  . Los huesos, al final, tienen 65 millones de años de edad. ¿Cómo podrían sobrevivir células de sangre por tanto tiempo? (Citado en la p. 160 de V. Morell, “Dino DNA: the hunt and the hype,” [ADN Dinosaurio: la caza y la publicidad], Science [Ciencia] 261, no. 5118 (1993): 160–162. Su primera reacción fue cuestionar la evidencia, no el paradigma que llevaba.
  27. David Menton, “’Ostrich-Osaurus’ Discovery?” Answers in Genesis, http://www.answeringenesis.org/docs2005/0328discovery.asp.
  28. 28 Por hecho, el líder del equipo, Dr. Mary Schweitzer, continua su búsqueda para una explicación de cómo el tejido blando pudo sobrevivir tan preservada por tanto tiempo.
  29. K. Davies, “Duck-bill dinosaurs (Hadrosauridae, Ornithischia) from the north slope of Alaska” [Dinosaurios pico pato (Hadrosauridae, Ornithischia) del Vertiente Norte de Alaska], Journal of Paleontology (Revista de Paleontología) 61, no. 1 (1987): 198–200.
  30. Batten, “Buddy Davis—the Creation Music Man” [Buddy Davis—el hombre músico de la creación], Creation [Creación], 19, no. 3 (1997): 49–51.
  31. S. Lucas, Dinosaurs: The Textbook [Dinosaurios: El Libro de Texto] (Dubuque, IA: Wm. C. Brown Publishers, 1994), p. 194–196.
  32. D. Marrs y V. Kylberg, Dino Cardz [Cartaz de Dinosaurios], 1991. Estemmenosuchus era un grande reptil tipo-mamífero. “A pesar de tener los colmillos que se miran amenazantes, al parecer, era herbívoro.” Los autores posiblemente concluyen esto de sus dientes traseros.
  33. K. Brandes, Vanishing Species [Especies Desvanecimientos] (New York: Time-Life Books, 1974), p. 98.
  34. P. Weston, “Bats: sophitication in miniature” [Murciélagos: la sofisticación en la pequeñez], Creation (Creación) 21, no. 1 (1999): 28–31.
  35. Morris, The Genesis Record, p. 78.
  36. Ver capítulo 21 del New Answers Book [El Nuevo Libro de Respuestas] para posiblemente más estructuras acerca del origen de defensa-ofensa.
  37. Por ejemplo, D. Ager, The New Catastrophism [El Nuevo Catastrofismo] (Cambridge: Impreso Universidad de Cambridge, RU, 1993).
  38. Michael Crichton, The Lost World [El Mundo Perdido] (New York: Ballantine Books, 1995), p. 122. “La mayoría de los dinosaurios fueron pequeños . . . La gente siempre piensan que fueron enormes, pero el promedio de los dinosaurios fueron del tamaño de una oveja o de un caballito (poni).” Según Horner y Lessem, The Complete T. Rex [El T. Rex Completo], 1993, p. 124: “La mayoría de los dinosaurios fueron más pequeños que los toros.”
  39. Lambert, A Field Guide to Dinosaurs, p. 127.
  40. G.M. Erickson, K.C. Rogers, y S. A. Yerby, “Dinosaurian Growth Patterns and Rapid Avian Growth Rates” [Patrones de crecimiento de los dinosaurios y tasas rápidas de crecimiento de aves], Nature [la Naturaleza] 26 de julio, 2001, p. 405–408, 429–433.
  41. W. Mehlert, “On the Origin of Cats and Carnivores” [Acerca de los orígenes de gatos y carnívoros], CEN Technical Journal [CEN Revista Técnica], 9, no. 1 (1995): 106–120.
  42. Norell et al. Discovering Dinosaurs . . ., figura 56, pp. 86-87. Ver Czerkas y Czerkas, Dinosaurs: A Global View (los Dinosaurios: Una Vista Global), p. 151.
  43. Por ejemplo, los reptiles se ahogaron en un diluvio local hace 200 millones de años, según la interpretación colocada en los fósiles reptiles los cuales fueron descubiertos en Lubbock Quarry, Texas (The Weekend Australian [El Australiano del Fin de Semana], 26–27 de noviembre, 1983, p. 32).
  44. Carl Wieland, “’Lost World’ Animals—Found!” [¡Animales del “Mundo Perdido” hallados!] Creation (Creación) 19, no. 1 (1996): 10–13.
  45. “Sensational Australian Tree . . . like ‘Finding a Live Dinosaur’” [Arbol Australiano sensacional . . . como “descubriendo a un dinosaurio vivo”], Creation (Creación) 17, no. 2 (1995): 13. Ver Melbourne Sun [El Sol de Melbourne], 6 de febrero, 1980. Más que 40 personas afirman de haber visto plesiosauro fuera de la costa Victoriana (Australia) por los años recientes.
  46. “Dinosaur Hunt” [Caza de dinosaurios], Science Digest [Di gestionando la Ciencia] 89, no. 5 (1981): 21. Ver H. Regusters, “Mokele-mbembe: an Investigation into Rumors Concerning a Strange Animal in the Republic of Congo, 1981” [Mokele-mbembe: una investigación de los rumores acerca de un animal raro en la República de Congo, 1981], Munger Africana Library Notes [Apuntes de la Biblioteca Africana Munger], 64 (1982): 2–32; M. Agmagna, “Results of the First Congolese Mokele-mbembe Expedition” [Resultados de la primera expedición congolés mokele-mbembe], Cryptozoology [Criptozoología] 2 (1983): 103, como fue citado en Science Frontiers [Fronteras Científicas] 33, 1983.
  47. D. Catchpoole, “Mokele-mbembe: a Living Dinosaur?” [Mokele-mbembe: ¿un dinosuario vivo?] Creation [Creación] 21, no. 4 (1999): 24–25.
  48. D. Swift, “Messages on Stone” [Mensajes en piedra], Creation [Creación], 19, no. 2 (1997): 20–23.
  49. Wieland, “Hello Dolly!” [¡Hola Dolly!], Creation [Creación] 19, no. 3 (1997): 23.
  50. Norell, Discovering Dinosaurs . . ., p. 13.
  51. Ibid.; V. Morell, “Origin of Birds: the Dinosaur Debate” [El origen de las aves: el debate acerca de los dinosaurios], Audubon, Marzo–Abril 1997, p. 38.
  52. “New ‘Birdosaur’ Not a Missing Link!” [¡Nuevo “Ave saurio” no es un eslabón perdido!] Creation [Creación] 15, no. 3 (1993): 3.
  53. “‘Birdosaur’ More Like a Mole” [“Ave sauiro” más como un topo], Creation [Creación] 15, no. 4 (1993): 7.
  54. M. Browne, “Downy Dinosaur Reported” [Dinosaurio suave descubierto], Cincinnati Enquirer, 19 de octubre, 1996, p. A13.
  55. Associated Press [Impreso Asociado], “Remains of Feathered Dinosaur Bolster Theory on Origin of Birds” [Los restos de dinosaurios plumados avanzan la teoría evolutiva de las aves], Nueva York, 18 de octubre, 1996.
  56. B. Stieg, “Bones of Contention” [Los huesos de la contención], Philidelphia Enquirer, 31 de marzo, 1997.
  57. P. Recer, “Birds Linked to Dinosaurs” [Las aves vinculadas a los dinosaurios], Cincinnati Enquirer, 21 de mayo, 1997, p. A9.
  58. Stieg, “Did Birds Evolve from Dinosaurs?” [¿Las aves evolucionaron de dinosaurios?], The Philadelphia Inquirer, March 1997.
  59. Recer, Birds Linked to Dinosaurs” [Las aves vinculadas a los dinosaurios], 1997.
  60. A. Burke y A. Feduccia, “Developmental Patterns and the Identification of Homologies in the Avian Hand” [Patrones de desarrollo y la identificación de homologías en la mano de aves], Science [Ciencia] 278 (1997): 666–668; A. Feduccia y J. Nowicki, “The Hand of Birds Revealed by Early Bird Embryos” [La mano de aves reveladas por embriones de aves], Naturwissenschaften 89 (2002): 391–393.
  61. J. Ruben et al., “Lung Structure and Ventilation in Therapod Dinosaurs and Early Birds” [La estructura y ventilación de los pulmones en dinosaurios terópodos y en las primeras aves], Science 278 (1997): 1,267–1,270.
  62. A. Gibbons, “Plucking the Feathered Dinosaur” [Desplumando a un dinosaurio plumado], Science [Ciencia] 278 (1997): 1229.
  63. Jonathan Sarfati, “Ostriches Break Dino-to-Bird Theory” [Los ostiones rompen la teoría de dino-ave], Creation [Creación] 25, no. 1 (2002): 34–35; Michael Oard, “Bird-Dinosaur Link Challenged” [Ave-dinosaurio eslabón retado], CEN Technical Journal [CEN Revista Técnica] 12, no. 1 (1998): 5–7.

Recursos Recomendados

Help Translate

Please help us provide more material in Spanish.

Help Translate

Visit our English website.

Answers in Genesis is an apologetics ministry, dedicated to helping Christians defend their faith and proclaim the gospel of Jesus Christ.

Learn more