El origen de la Navidad

por de
También disponible en English
Share:

¿Nació Jesús un 25 de diciembre?, ¿o realmente fue tomada prestada esa fecha a partir de una festividad pagana?

Yo he escuchado que Jesús realmente no nació en diciembre y que no nació en Navidad debido a que ésta de hecho es una fiesta pagana. ¿Es verdad que los cristianos de hoy participan en una fiesta pagana pensando que están celebrando el nacimiento real de Jesucristo?

—E., Estados Unidos


¿Cuál es la verdad en cuanto a la Navidad? ¿Por qué anubla tanta controversia el verdadero significado y la historia de este sagrado día festivo? ¿Cómo pueden responder familias cristianas en una cultura que parece estar declarando guerra contra la verdad y reescribiendo la realidad?

Gracias por contactar a Respuestas en Génesis. Esta pregunta es común, pero muy buena, especialmente cuando nos aproximamos a este tiempo del año, la respuesta es mucho más profunda de lo que muchos se dan cuenta. De entrada, la Biblia simplemente no nos da la fecha de la entrada de Cristo al mundo, así es que cualquier estimación solamente será inferencias. Pero primero, discutamos acerca de esta fiesta pagana.

Esta celebración era la fiesta pagana de Saturnalia1, que era un festival romano para su dios Saturno2. Se desarrollaba entre el 17 y el 23 de diciembre. Saturno es el dios romano homólogo al dios griego “Cronos” o “Kronos”.

Saturno / Cronos nos remonta a un personaje bíblico

La tierra de Grecia fue habitada por los descendientes del nieto de Noé, Javán. De hecho, el nombre hebreo para Grecia sigue siendo Javán. Javán tuvo cuatro hijos:

  • Elisa

  • Tarsis

  • Quitim(Cethimus)

  • Dodanim

En Grecia y los alrededores, estos nombres aún se reflejan en el paisaje. Muchos de los nombres de los hijos de Javán y sus variantes se conservan en los nombres de ciudades e islas y en otros elementos de la geografía. Pablo, el autor bíblico de dos tercios del Nuevo Testamento venía de “Tarso”, una variante de Tarsis. Había también las montañas Taurus en Turquía y el Tanais es el antiguo nombre para el río Don que corría desde el mar Negro.

Eliseos era el antiguo nombre para la tribu griega llamada ahora los Aeolinanos. Lod Cethimus habitó la isla de Cethima, desde donde se derivó el nombre de la isla de Chipre (Josefo, un historiador judío hace unos 2.000 años, elaboró estas relaciones con más detalle).

Muchos de los personajes de la mitología griega están basados en figuras históricas reales que fueron elevadas al estatus de semidioses. Un ejemplo de ellos es “Hellen”, el patriarca mitológico aludido como dios de los Aeolianos (o Eliseos). Hellen (Ἕλλην) probablemente es una variante de Elisa (Elishah)3. Incluso en otras culturas, los ancestros comúnmente se adoraban como dioses; por ejemplo, en las mitologías germánicas y nórdicas existe un Tiras (Tyras, Tiwaz, Tyr), que fue el rey de los dioses y sucede que también fue uno de los nietos de Noé (Génesis 10:2).

Este festival pagano probablemente surgió como resultado de la semblanza a un personaje bíblico suprimido.

Así es que tiene sentido que Cronos / Kronos (Κρόνος), una variante de Cethimas/Kittem, pueda haber sido elevado a un estatus de semidiós. Considerando que Noé y sus primeros descendientes hayan tenido vidas muy longevas, debería ser obvio por qué hayan sido elevados a la categoría de “como dioses” muchos de estos ancestros.

Ahora bien, no solamente vivieron ellos por largos años, sino que evidentemente eran las personas de más edad de las cuales se tenía noticia y daban la impresión de que fueron ellos (dioses, semidioses) quienes comenzaron la civilización.

Noé habría sido aproximadamente 500 años mayor que cualquier otra persona y sus hijos aproximadamente 100 años mayores que los demás. Ahora sabemos que esto fue debido al diluvio, pero el verdadero mensaje fue cambiado rápidamente para ajustarse a las ideas paganas. Por lo tanto, es interesante que este festival pagano naciera probablemente como resultado de una visión suprimida de un personaje bíblico.

¿Cuándo nació Jesús?

Cuando vamos a las Escrituras (Lucas 1:26–37), dice:

Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María. Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. Mas ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería esta. Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios. Y he aquí tu parienta Elisabet, ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril; porque nada hay imposible para Dios.

Aquí podemos ver que cuando Juan fue concebido, está en una fecha cercana a cuando vino el Espíritu Santo sobre María para la concepción de Cristo. Juan pudo haber sido concebido cerca de seis meses antes de Cristo. Entonces, si asumimos que la concepción de Juan fue el último mes del año anterior o tal vez el primer mes del año podemos hacer algunos cálculos aproximados. Al asumir esto, Elizabeth, la madre de Juan, podría haber estado en su sexto mes durante el sexto mes del año judío.

Su encuentro con Gabriel estaba presumiblemente cerca del tiempo en que el Espíritu Santo vendría sobre María. De hecho, podría haber sido casi inmediato, como el versículo 28 indica “el Señor está contigo”, pero es probable que pronto después, como dice el versículo 35 “vendrá sobre ti” (énfasis mío).

En el calendario judío, hay 12 meses de aproximadamente 30 días cada uno con un mes bisiesto de vez en cuando para volver a los 365 días. Los equivalentes del calendario judío se muestran a continuación:

Mes Nombre Referencia en las Escrituras Equivalente moderno en el Calendario Gregoriano
Primero Nisán Ester 3:7 marzo-abril
Segundo Iyar (Iyyar) S/R abril–mayo
Tercero Siván Ester 8:9 mayo–junio
Cuarto Tamuz S/R junio–julio
Quinto Ab (Av) S/R julio–agosto
Sexto Elul Nehemías 6:15 agosto–septiembre
Séptimo Tishrei S/R septiembre–octubre
Octavo MarJeshvan S/R octubre–noviembre
Noveno Quisleu Nehemías 1:1; Zacarías 7:1 noviembre–diciembre
Décimo Tevet Ester 2:16 diciembre–enero
Úndecimo Shevat S/R enero–febrero
Duodécimo Adar Ester 3:7, 9:1 febrero–marzo
Mes Bisiesto (intercalable) Adar Sheni (segundo Adar) S/R febrero–marzo en años bisiestos

Esto indicaría que Juan el Bautista habría tenido seis meses de gestación cerca de agosto—septiembre (mes de Elul). Asumiendo los nueve meses para un embarazo, Juan podría haber nacido cerca de noviembre / diciembre según el calendario moderno basándonos en inferencias que hemos hecho a partir del calendario.

Si es que el Espíritu Santo vino sobre María en el sexto mes (Elul) o alrededor de agosto-septiembre, como parece indicarse en la Escritura, Jesús habría nacido nueve meses después, lo cual pondría Su nacimiento alrededor de mayo-junio. Puesto que Juan el Bautista todavía estaba en el vientre de Elisabet cuando saltó de gozo en la presencia de Jesús (Lucas 1:39–42), esto significa que la concepción debió haber tenido lugar dentro de los próximos tres meses o más luego de la visita de Gabriel, antes de que naciera Juan. A pesar de todo, según este cálculo, el nacimiento de Cristo no está ni siquiera cerca de la Navidad en el calendario moderno.

¿Qué pasa con otros días de Año Nuevo en el calendario judío?

Debemos abordar este tema con cierta cautela ya que estábamos usando algunas suposiciones (por ejemplo, ningún mes bisiesto y la fecha del Año Nuevo Judío). Ester 3:7 señala que Nisán es el primer mes del calendario judío, y eso todavía se reconoce hoy. En el judaísmo, sin embargo, hay otros días de “año nuevo” también. El más popular se llama Rosh Hashaná, que literalmente significa “jefe del año”.

Rosh Hashaná se celebra el primero de Tishri, que normalmente es el séptimo mes (Levítico 23:24) y es el comienzo del año civil. Si éste es el punto de referencia para la noticia cuando el ángel Gabriel se presentó a María, entonces el sexto mes de esto habría sido el duodécimo mes en el calendario judío normal (o febrero- marzo), y si éste fuera el caso, entonces Jesús habría nacido nueve meses después en noviembre-diciembre. Por lo tanto, no es sin mérito bíblico considerar que diciembre puede haber sido la fecha del nacimiento de Cristo si usamos Rosh Hashaná como el comienzo del nuevo año.

Alrededor del año 220 d.C., Sexto Julio Africano, un escritor cristiano primitivo, consideró que Jesús fue concebido el 25 de marzo. Por lo tanto, nueve meses después—cerca del 25 de diciembre—nació Jesús. Otros cristianos han elaborado argumentos para encajar el mes de diciembre con la Navidad. En última instancia, no podemos saber exactamente cuándo nació.

Para aclarar algunos puntos, sin embargo, ni nosotros, ni otros cristianos, “adoramos” un día de fiesta pagano o cualquier día de fiesta. Nosotros “adoramos” a Dios en el día que está reservado como Navidad. Tomamos tiempo para recordar (no adorar) el nacimiento de Cristo en ese día. Esto es importante porque a menudo nos atrapan las cosas equivocadas y a veces necesitamos retroceder y recordar lo siguiente:

Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. (Salmo 46:10)

A menudo, la Iglesia ha fracasado durante el tiempo de Navidad porque simplemente hablamos del nacimiento de Cristo sin hablar de por qué Él vino. Es irrelevante que la Navidad ocurra al mismo tiempo (o casi al mismo tiempo) que una fiesta pagana. No hay nada inherentemente malo en celebrar una fiesta cristiana al mismo tiempo que celebran los paganos. ¿Se niegan los cristianos a tomar la comunión si cae en un día de fiesta pagana como Halloween? Absolutamente no. En Halloween, algunos celebran el Día de la Reforma, conmemorando lo que hizo Martín Lutero. Muchos sostienen que la Pascua se basa también en los antiguos días de fiestas paganas, pero incluso si el momento es cercano a estas vacaciones de primavera, lo recordamos porque la Resurrección de Cristo ocurrió alrededor de ese tiempo.

Ya sea que la Navidad suceda al mismo tiempo que unas fiestas paganas es irrelevante.

Lo que debería ser de mayor preocupación para los cristianos es en qué medida hemos adoptado algunas de las prácticas paganas durante la Navidad. Algunos han pasado por alto en esto, y debemos tener precaución en hacer la Navidad sobre imágenes míticas como Santa, Charlie Brown, Rodolfo el reno, etc., en lugar del nacimiento de Cristo y por qué Él vino a salvar a los que estaban perdidos.

¡Lo importante es que comprendamos lo que implica que el Hijo omnipotente de Dios dejara Su trono celestial para vaciarse a sí mismo! ¿Por qué elegiría hacer esto el Creador del universo, sabiendo que sería criado por padres pecadores en un mundo pecaminoso para ser rechazado y morir una muerte horrible? Por increíble que sea, fue para pagar el castigo por el pecado de la humanidad (Romanos 3:23, 6:23) para que nosotros, pecadores indignos y odiosos, condenados a morir, podamos vivir con Él en el paraíso por la eternidad. Ahora, ¡eso vale la pena celebrar! Obtenga más información sobre este maravilloso regalo.

Con ternura en Cristo,
Bodie

Referencias y Notas

  1. Ésta no debe confundirse con la del Sol Invictus (Sol Invicto), la cual era un día para adorar al dios Sol apoyado por el estado romano, la cual comenzó alrededor del 274 d.C., bastante después de otras fechas mencionadas previamente para la Navidad.
  2. Usamos “dios (es)” en minúscula cuando nos referimos a los “dioses” de las mitologías; así no les damos respaldo a éstos como “dioses”. Solamente hay un Dios, el Dios trino de las Escrituras.
  3. Un deletreo específico para los nombres no era necesariamente una práctica común hasta tiempos recientes (realmente después de la imprenta). A menudo los distintos idiomas tenían diferentes variaciones para deletrear un mismo nombre. Esto incluso se puede ver en la Biblia: Jeconías o Joaquín, Xerxes y Asuero, y así sucesivamente.

Ayuda a traducir

Por favor, ayúdenos a proporcionar más material en español.

Ayuda a traducir

Visit our English website.

Respuestas en Génesis es un ministerio de la apologética, dedicado a ayudar a los cristianos defender su fe y proclamar el evangelio de Jesucristo.

Aprende más

  • Ministerio Hispano y Latinoamericano 859.727.5438