Las dudas de Dawkins

Apologética

by on
Also available in English
Share:

Los medios de comunicación son un hervidero de evidencias que sugieren que el número de incrédulos crece rápidamente. Pero… ¿hay alguien que sea verdaderamente ateo? Pensemos en el más famoso ateo contemporáneo, Richard Dawkins.

Nota del Editor: Este artículo fue publicado originalmente en la revista Answers.

Si afirmo que no hay ateos, alguien me responderá: ¿Cómo que no hay ateos? ¿Acaso no se denominan ateos las personas como Richard Dawkins y muchos de sus seguidores? ¿Acaso no llamamos “Nuevos ateos” a la nueva generación de ateos militantes? ¿Acaso no son ateas las personas que no creen en Dios?

Sí, es cierto que algunos estadounidenses (menos de 2%) se llaman a sí mismos ateos y muchos en otros países profesan abiertamente el ateísmo. Richard Dawkins es uno de los ateos más osados del mundo y autor de uno de los libros anticristianos más vendidos, “El espejismo de Dios“.

Pero incluso Dawkins reconoce que no puede estar absolutamente seguro de su ateísmo.

En septiembre de 2013, Dawkins apareció en el programa televisivo “The Daily Show” con Jon Stewart. En las imágenes adicionales de la entrevista, que se encuentran en el sitio web de “The Daily Show”, Dawkins reconoció algo muy interesante. Él no sabe a ciencia cierta lo que sucede cuando morimos:

Jon Stewart: Entonces, ¿dónde vamos cuando morimos?

Dawkins: Pues bien . . . Bertrand Russell . . . .

Stewart: ¿Entonces, usted no lo sabe?

Dawkins: Bueno, o bien somos enterrados o cremados. O damos nuestro cuerpo a la ciencia. Bertrand Russell dijo . . . .

Stewart: Pero, en realidad, ¿usted no sabe qué nos pasa [cuando morimos]?

Dawkins: No sé lo que nos pasa a nosotros, pero sé que nuestra conciencia está asentada en nuestros cerebros. Y sé que nuestros cerebros se pudren.

Así que Richard Dawkins, un hombre que está tan convencido de que Dios no existe, no está del todo seguro de qué le va a pasar a él cuando muera. Y, sin embargo, ¡él habla con certitud cuando busca adoctrinar a la gente para que crean en su religión del ateísmo!

Ya que Dawkins es un ser finito, al igual que todos los seres humanos, él tiene que admitir que no posee todas las pruebas y, por eso, no puede demostrar su ateísmo.

Pero pensemos acerca de lo que realmente significa el ateísmo: No hay Dios, y la vida es totalmente el resultado de procesos naturales. Cuando morimos, dejamos de existir o como dice Dawkins, nuestro cerebro se pudre. Por lo tanto, cuando nuestra vida acabe en esta Tierra, nunca más sabremos ni siquiera que tuvimos una vida. Con el tiempo, todo el mundo morirá y el universo desaparecerá al ser quemado; así que, al final nadie nunca sabrá jamás que alguna vez existió algo.

Entonces, desde el punto de vista de alguien que dice ser ateo, ¿qué importancia tiene en última instancia lo que alguien crea acerca de algo? Podemos vivir una vida con el propósito o el sentido que queramos durante nuestra breve existencia pero, al fin y al cabo, la vida carece totalmente de sentido, de esperanza y de propósito.

Entonces, ¿por qué personas como Richard Dawkins se ponen tan agresivas en la predicación de su ateísmo? ¿Por qué quieren convertir a la gente a su religión del ateísmo? Dicen que tienen un mensaje positivo que proclamar: “que las personas pueden tener un propósito y un significado en su vida” pero, ¡que dejarán de existir cuando mueran!

Entonces, ¿qué más les da a los ateos si los cristianos difunden su mensaje de esperanza y salvación en Jesucristo? De hecho, los ateos han patrocinado muchos carteles anunciadores atacando al cristianismo. ¿Por qué se toman tantas molestias? Al fin y al cabo, en última instancia, nada se consigue atacando al cristianismo si es cierto que los cristianos van a dejan de existir cuando mueran. Desde una perspectiva humana, ¿no es difícil de entender?

Pero en realidad no es difícil de entender. Es totalmente comprensible. La Biblia enseña claramente que no hay ateos:

Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que, se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. (Romanos 1: 18–21, énfasis añadido).

La Palabra de Dios dice claramente que Él ha puesto el conocimiento de Dios dentro de cada uno de nosotros. Todos sabemos que hay un Dios. ¡No existen los ateos! La Biblia también afirma que es obvio a partir de lo que vemos a nuestro alrededor que Dios lo creó. El universo y la vida no surgieron por procesos naturales como los ateos creen y afirman.

No sólo esto, sino que la Biblia también enseña que “todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23).

Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la Ley de Dios, ni tampoco pueden. . . (Romanos 8:7).

Y en Romanos leemos que “. . . los hombres . . . detienen con injusticia la verdad . . .” (Romanos 1:18).

Su hostilidad contra lo que ellos saben que es verdad explica por qué los ateos como Dawkins son tan agresivos. Saben que Dios existe, pues la evidencia está dentro de ellos y a su alrededor. Pero debido a su naturaleza pecaminosa, no quieren que haya un Dios. Los ateos están en guerra contra Dios. De hecho, ellos quieren ser su propio dios, que es lo que el diablo ofreció a Adán y Eva en el jardín hace unos 6.000 años: “. . . sino que sabe Dios el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, conocedores del bien y el mal”. (Génesis 3:5)

Nuestra naturaleza pecaminosa es tal que queremos ser nuestro propio dios y no someternos al Dios que nos creó. Como niños rebeldes, los ateos profesos se cubren los ojos, y colocan las manos tapándose los oídos, y gritan con todas sus fuerzas: “Me niego a creer”. No hay Dios. Yo he evolucionado. Soy yo el que decide cuál es mi significado y mi propósito. Me niego a creer la Palabra de Dios. Me niego a someterme a Dios.

Debido a que la evidencia de la creación es tan fuerte, tanto en nuestro interior como a nuestro alrededor, estos ateos atacan al cristianismo de forma activa y agresiva y promueven su ateísmo con el fin de “suprimir con injusticia la verdad”.

Gracias a Dios, los “ateos” han sido y pueden ser salvados para la eternidad, por el poder del Señor Jesucristo y la Palabra de Dios. Varios pasajes, como Hebreos 4:12–16, dan fe de ello:

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.

Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. (Hebreos 4: 12–16)

Llegará un día en el que, incluso los que dicen que son ateos, tendrán que admitir que no lo son: “. . . en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. (Filipenses 2:10–11; véase Romanos 14:11)

No hay ateos hoy, ni los habrá en la eternidad. Incluso aquéllos que pasarán la eternidad separados de Dios (porque no recibieron el regalo de la salvación) tendrán que reconocer al Señor Jesucristo por ser quién es.

Ken Ham es el fundador y presidente de “Answers in Genesis-USA”. Es autor y editor de numerosos libros sobre la autoridad de la Palabra de Dios y el impacto del pensamiento evolutivo en nuestra cultura, entre ellos “Already Compromised” (Ya comprometido) y “The Lie” (La Mentira).

Help Translate

Please help us provide more material in Spanish.

Help Translate

Visit our English website.

Respuestas en Génesis es un ministerio de la apologética, dedicado a ayudar a los cristianos defender su fe y proclamar el evangelio de Jesucristo.

Aprende más

  • Ministerio Hispano y Latinoamericano 859.727.5438