Double your donation impact

Donate Now

La aparición de los músculos en lo profundo del registro fósil

Información para saber

por de
También disponible en English
Share:

Los animales flexionaban sus músculos incluso “antes” de la explosión cámbrica.

¿Cuándo desarrollaron los animales tejidos especiales como los músculos? Científicos evolucionistas informan del descubrimiento de “las primeras evidencias conocidas de tejidos musculares preservados en el registro geológico.”1 Este fósil animal exquisitamente preservado lleva el nombre de Haootia quadriformis, y fue descubierto en una formación rocosa ediacárica en Terranova.

No sólo son fácilmente discernibles los conjuntos de músculos estriados, sino que también se puede notar evidencia de que algunos de sus músculos se contraían en el momento de su entierro catastrófico.

Simetría cuádruple y flexibilidad

El pequeño animal musculoso, un cnidario extinguido, fue aplanado en forma de un rectángulo de 49 x 72 mm de ramas fibrosas que constaba de filamentos paralelos en torno a un gran disco. La estructura a la base del animal que lo permitía mantenerse anclado a su sustrato puede verse claramente. Los cnidarios son el filo taxonómico que incluye las medusas, las anémonas marinas y el coral. El disco fosilizado de círculos concéntricos, probablemente representa su boca central o su cavidad gástrica.

Según reportaron en Proceedings of the Royal Society B, los paleontólogos que reconstruyeron el fósil aplastado se dieron cuenta de que era en realidad simétrico en cuatro direcciones, no sólo en dos. Haootia quadriformis, el nombre que le pusieron a la especie, refleja la simetría cuádruple de su cuerpo. La manera en que sus ramas estaban dobladas y rotadas en el agua antes de ser aplastadas de improviso sugiere que sus ordenadas y fibrosas ramas eran flexibles en vida. Su flexibilidad originaria es también aparente en que algunos ejemplares demuestran cambios de dirección de hasta 180 grados para seguir el flujo predominante de las aguas—una dirección que se puede inferir del alineamiento de otros fósiles cercanos.

Haootia

He aquí la Haootia quadriformis, un cnidario fosilizado en la roca ediacárica de Terranova, Canadá. A pesar de que este animal haya sido conservado en roca y fechado convencionalmente en por lo menos 560 millones de años, sus músculos se notan preservados. La flecha que se observa en primer plano en la segunda fotografía señala la porción del animal que lo permitía mantenerse anclado al sustrato. Como se nota en la foto del fósil (arriba) y en el dibujo lineal, (a), (b), y (c) designan músculos envainados con sus estrías características. Los de (a) y (c) parecen estar contraídos y corresponden a las protuberancias de color verde claro en la ilustración. La etiqueta (d) designa fibras torcidas, y (e) indica las fibras sobrepuestas de este fósil aplastado. Se piensa que el gran disco circular (f) representa una boca o una hernia estomacal. Compensando la deformación de la superficie de la roca, este disco sale perfectamente circular. Barra de escala=5 mm. Imágenes: A. G. Liu et al., “Haootia quadriformis n. gen., n. sp., interpretado como una impresión muscular de un cnidario del período ediacárico tardío (aprox. 560 Ma), Proceedings of the Royal Society B 281 (2014): 20141202, dx.doi.org/10.1098/rspb.2014.1202.

Fueron Creados Flexibles con un Propósito en el Mundo Anti-Diluviano

Las fíbras fueron expuestas bajo un profundo análisis, y estas apuntaron estar simétricamente envainadas en músculos estriados. Un par de estos aparecen haber sufrido hinchazón como cuando un músculo se contrae. (Vea las fíbras hinchadas correspondientes a las regiones verdes de la ilustración.) Los hermosos y bien preservados tejidos blandos de este animal, congelados al momento de flotar en el agua y con muchos de sus músculos flectados, atestiguan un repentino y catastrófico entierro que congeló a estos animales en tiempos del mundo pre-Diluviano—en tiempos cuando el diluvio global estaba recién comenzando, para ser específico, alrededor de 4,350 años atrás.

Evolucionistas creen que este especimen “antiguo” de Ediacarano tiene alrededor de 560 millones de años. Se evidencia que estos animales podian moverse por si mismos en este período del registro fósil—o como los evolucionistas creen, entre los 580-541 millones años atrás—consiste en rastros de escavaciones hechas por animales semejantes a gusanos que usaban sus músculos para cavar, parecida a las huellas hechas por las anémonas marinas modernas, y huellas en forma de abanico dejadas al pasar por otra variedad de molúscos del cual, al parecer se alimentaban.2 Pero, a la fecha no se han encontrado tejidos fósilizados en rocas consideradas como antiguas.

Los investigadores estan justificadamente muy felices al encontrar este fino fósil, porque revela fehacientemente que tuvieron músculos, y confirman la sospecha de que los Ediacaranos tuvieron tal “adelanto” en modo de diversificar sus tejidos. La presencia de tejidos músculares fosilizados se vincula a diferentes plantas que hicieron estas huellas. Los investigadores escriben, “Estos organismos enseñan estructuras completamente consistentes con colágeno múscular, enroscados y solapados en envolturas fibrosas ordenadas en patrones de simetría cuádruple.”1 Desde que ha sido posible manifestar razonablemente que los animales que hicieron estas huellas tenían músculos. Vemos, que se desplegaron y coexistieron con más de una especie de planta, y a la vez, las podemos encontrar representadas en el registro fósil Ediacarano.

Stalked Jellyfish

A la izquierda se muestra a una “medusa pedunculada.” existente hoy con plieges simétricos cuádruple. Este cnidario tiene cuatro brazos ordenados en pares. Puede moverse sobre su eje o “invertido” sobre sus brazos. Note su parecido a la reconstrucción artística del fosilizado Haootia quadriformis (derecha). Escala bar=10 mm. Imágenes: A. G. Liu et al., “Haootia quadriformis n. gen., n. sp., interpretado como un cnidario musculoso. Impresiones del Antiguo período Ediacarano (aprox. 560 Ma),” Acciones de la Real Sociedad B 281 (2014): 20141202, dx.doi.org/10.1098/rspb.2014.1202.

Algo viejo, algo nuevo

Este cnidario extinto se pasrece mucho a la medusa pedunculada moderna Lucernaria quadricornis, una cnidaria de la clase Staurozoa. La Lucenaria quadricornis tiene ocho brazos ordenados en pares, y su simetría de cuatro direcciones es fácil de ver al comparar su fotografía al dibujo reconstructivo del artista. De igual manera tiene músculos y es capaz de moverse sobre su pedúnculo o “caminar” invertido sobre sus brazos.

Entonces, ¿Cómo puede ser que los primeros animales en desarrollar músculos, según lo que “se sabe” del registro fósil, se parecieran tanto a animales modernos que comparten un plan corporal similar? ¿Cómo es que las huellas fosilizadas de lombrices, y animales parecidos a anémonas de mar y moluscos atestiguan de la presencia de varias clases de animales increíblemente parecidos a los que existen en la actualidad? La explicación es que hace 6.000 años nuestro Dios creó todo tipo de animal. No tuvieron que evolucionar músculos, ni nervios, ni distintos planes corporales. Dios creó cada clase de animal con todo lo que le hacía falta desde el principio.

Repentina aparición de complejidad

Desde los días de Darwin a los evolucionistas les ha resultado difícil explicar cómo surgiera un grupo biodiverso de animales complejos en el registro fósil cámbrico sin que también aparecieran en los niveles más antiguos animales correspondientes más simples como antecesores evolutivos. Conviene señalar que las capas de roca ediacárica datan de una época aún más temprana que las del Cámbrico y tienen su propia colección de animales complejos de cuerpos blandos bien preservados, pero para ellos tampoco se nota evidencia evolutiva ancestral en la historia de aquellas rocas.

Muchos cnidarios distintos se hallan en el registro fósil ediacárico y se encuentran en gran diversidad a través de las capas cámbricas. Por consiguiente, los investigadores evolucionistas creen que los cnidarios ya se diversificaban desde hace 565 a 560 millones de años.

El hecho de que Haootia quadriformis claramente tiene músculos refuerza la interpretación de que las huellas son de animales similares a gusanos y moluscos musculares que poseen una simetría bilateral. Esto ofrece evidencia legítima de desarrollo muscular en animales que tenían una variedad de planes corporales.

Los evolucionistas siguen sin hallar precursores simples de estos animales para identificar su origen evolutivo.

Los evolucionistas todavía siguen sin hallar precursores simples de estos animales para identificar su origen evolutivo. ¿Cómo es que aparecieron de repente animales complejos y diversos de distintos planes corporales y tejidos diferenciados? Si es que la vida evolucionó especies cada vez más complejas, ¿dónde están los fósiles de transición?

Si entendemos correctamente que mucho del registro fósil es el historial del entierro rápido de muchos animales al principio de un Diluvio global, entonces el registro fósil tiene sentido. Los millones de años que los evolucionistas asignan a este descubrimiento tienen como base las suposiciones de una cosmovisión que no se puede comprobar. Una fecha mucho más certera de unos 4350 años se les puede asignar basada en el registro histórico proporcionado en la Biblia.

La Biblia registra que el Diluvio global no se debió sólo a las lluvias, sino que también se abrieron "las fuentes del gran abismo" (Génesis 7:11), una aparente referencia a actividad submarina violenta. Mientras subían catastróficamente las aguas, los hábitats y ecosistemas habrían quedado sumergidos. Los primeros en ser destruidos, agitados y luego amontonados por encima de la roca "precámbrica" del mundo antediluviano serían los lechos marinos donde los trastornos causados por el Diluvio habrían enterrado repentinamente innumerables organismos submarinos. Este entierro rápido hizo posible la preservación de los detalles de los cuerpos blandos de criaturas ediacáricas como ésta y los tejidos blandos de innumerables criaturas cámbricas.

Estos fósiles no representan una explosión de complejidad evolutiva sino que más bien son testimonio del hecho de que Dios creó muchas clases distintas de animales complejos en un comienzo. Después, el Diluvio global enterró catastróficamente miles de millones de organismos. Animales congelados en tiempo en el registro fósil pueden parecerse a animales que viven hoy porque la evolución de moléculas a hombre simplemente no sucedió. Los descubrimientos científicos como este pequeño cnidario muscular son coherentes con el registro histórico hallado en los once primeros capítulos de Génesis.

Para más información: Consiga Respuestas


Recuerde, si usted ve una historia de las noticias que ameriteatención, ¡háganoslo saber! (Nota: si la historia se origina de la Associated Press, Fox News, MSNBC, el New York Times, o el otro importante medio de comunicación nacional, lo más probable es que ya hayamos oído hablar de ella.) Y gracias a todos nuestros lectores que nos han presentado grandes artículos de noticias.

(Tenga en cuenta que los enlaces lo llevarán directamente a la fuente. Respuestas en Génesis no se responsabiliza del contenido de los sitios web a los que nos referimos. Para obtener más información, consulte nuestra Política de Privacidad.)

Referencias y Notas

  1. A. G. Liu et al., “Haootia quadriformis n. gen., n. sp., interpreted as a muscular cnidarian impression from the Late Ediacaran period (approx. 560 Ma),” Proceedings of the Royal Society B 281 (2014):20141202, dx.doi.org/10.1098/rspb.2014.1202.
  2. J. Gehling et al., “Scratch Traces of Large Ediacara Bilaterian Animals,” Journal of Paleontology 88, no. 2 (March 2014): 284–298.

Help Translate

Please help us provide more material in Spanish.

Help Translate

Visit our English website.

Respuestas en Génesis es un ministerio de la apologética, dedicado a ayudar a los cristianos defender su fe y proclamar el evangelio de Jesucristo.

Aprende más

  • Ministerio Hispano y Latinoamericano 859.727.5438