Double your donation impact

Donate Now

El planeta se está calentando, ¡pero no es su culpa!

por de
También disponible en English
Share:

Sigue habiendo furor por el cambio climático. Algunos están convencidos de que nuestro clima es frágil, que las actividades humanas están causando cambios peligrosos en el clima y que es esencial tomar acciones correctivas de inmediato. Otros son escépticos. Los escépticos, como yo, creen que la evidencia no respalda algunas de las afirmaciones. Las emociones se intensifican, ya que algunos defensores de las acciones correctivas etiquetan a los escépticos como “negacionistas”, porque están muy seguros de que esas terribles consecuencias son inminentes. Los escépticos con frecuencia se enfurecen con los defensores, ya que se preocupan de que los altos costos de la energía bajarán el nivel de vida para todos innecesariamente. Es evidente que el cambio climático no es puramente una cuestión científica. Las emociones solo se intensifican tanto cuando el tema afectará la forma en que vivimos. En este debate político, los temas se han nublado (con todo el sentido) y los hechos a menudo son ignorados.

Como cristianos, ¿cómo debemos abordar este tema?

Aunque sin duda hay temas que son más importantes para los cristianos, el cambio climático es uno de los que no debemos ignorar. Las consecuencias de la acción y la inacción en relación con el clima podrían afectar el bienestar de todos los habitantes de la tierra. Además, el Señor nos ha dado la responsabilidad de cuidar de este planeta que Él creó.1 Para que hagamos bien esa tarea, necesitamos saber más acerca de nuestro clima. Como científico, me emociona ese desafío. No será fácil separar la realidad de la ficción. Sin duda, la cosmovisión de cada quien tiene un efecto sobre cómo se percibe individualmente este tema. Los cristianos son menos propensos a preocuparse porque el clima se salga de control, ya que creen que la tierra y su clima fueron diseñados y creados por un Dios omnisciente y todopoderoso. Los que creen que los cielos y la tierra son el resultado de un proceso aleatorio y accidental naturalmente se preocuparán por lo que pueda pasar más adelante.

Con el fin de encontrar la verdad, tendremos que entender algunos principios científicos básicos y evaluar cuidadosamente los datos experimentales. Si estudiamos el clima y determinamos que nuestras acciones son perjudiciales para nuestro planeta, tendremos que modificar nuestro comportamiento. Sin embargo, si determinamos que nuestras acciones no causan daño y que las acciones correctivas no son necesarias, entonces debemos alzar la voz y defender a aquellos que serán los más afectados por las acciones correctivas, a los pobres. Comencemos nuestro examen a las preguntas importantes en relación con el cambio climático.

En realidad, ¿va en aumento el promedio de la temperatura global?

La respuesta corta es sí. Este es un tema en el debate sobre el cambio climático, donde hay un acuerdo razonable. Las mediciones de temperatura se han realizado desde 1880 en estaciones meteorológicas terrestres. Estas mediciones indican que ha habido un aumento en la temperatura de aproximadamente 1,3°F desde 1880 d.C. Aunque el efecto urbano llamado “isla de calor”, la acumulación de las zonas urbanas alrededor a estas estaciones meteorológicas, probablemente sea el responsable de una parte de este aumento de la temperatura, una porción significativa del aumento es real. Permítame reiterar ese punto para que no haya malos entendidos: la temperatura mundial ha ido en aumento desde la Pequeña Edad de Hielo.

LA TENDENCIA GENERAL EN LOS ÚLTIMOS 400 AÑOS VA EN AUMENTO

Muchos de los que actualmente afirman que no hay calentamiento global se refieren solo a los últimos 15 años. Los datos satelitales, que son los datos más precisos disponibles en la actualidad, no muestran un cambio significativo en el promedio de la temperatura global en ese período de tiempo. Si bien esto es exacto técnicamente, es un poco engañoso ya que la tendencia general en los últimos 400 años ha aumentado. Nadie sabe si la temperatura aumentará o disminuirá en los próximos 400 años. Nuestros modelos climáticos están muy lejos de ser útiles para responder a esa pregunta.

Muchos continúan afirmando que los científicos que creen en la creación y tienen una cosmovisión bíblica niegan que la temperatura mundial ha ido en aumento durante los últimos siglos. Eso simplemente no es así. Se ha publicado una serie de artículos en los últimos diez años indicando un acuerdo general con esa realidad entre los científicos creacionistas.2 No es ahí donde radica el desacuerdo. Los principales desacuerdos se centran en estas tres preguntas:

  1. Este aumento de temperatura más reciente, ¿está fuera de la variabilidad normal del clima?
  2. ¿Es la causa del último aumento de temperatura el aumento de la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera?
  3. ¿Son útiles para predecir el futuro los modelos matemáticos del clima actuales?

Este aumento de temperatura más reciente, ¿está fuera de la variabilidad normal del clima?

Primero tenemos que definir lo que queremos decir con la palabra clima. El clima se define comúnmente como se describe en esta cita de la página web de la NASA.

En resumen, el clima es la descripción del patrón a largo plazo del tiempo en un área en particular.

Algunos científicos definen el clima como el tiempo promedio para una región y periodo de tiempo en particular, generalmente tomado por un periodo de 30 años. Realmente es un patrón promedio del tiempo para una región en particular.3

Dado este marco de tiempo de 30 años, entonces sí, el clima mundial está cambiando. Sin embargo, si se toma en cuenta el clima que se define como el patrón del tiempo durante siglos como algunos lo hacen, entonces la respuesta sería diferente.

Si bien son sistemáticas, las mediciones de temperatura globales no se hicieron antes de 1880 d.C., las estimaciones de temperatura se han realizado sobre la base de datos científicos que muchos creen que se correlaciona bastante bien con la temperatura. Ljungqvist recientemente hizo tal estimación para los últimos 2,000 años (Figura 1) con base en los mejores datos disponibles.4 Aunque este trabajo no responde de manera concluyente la pregunta de si el Periodo Cálido Medieval era más caliente que nuestro clima de hoy en día, proporciona una aproximación sensata de las temperaturas globales pasadas y nos da un poco de perspectiva. Es importante recordar que la ciencia no nos puede decir con certeza lo ocurrido en el pasado distante. De acuerdo al trabajo de Ljungqvist es razonable concluir que ha habido una variación climática normal de aproximadamente 0,8°C (1.3°F) durante los últimos 2.000 años y que la temperatura ha estado en la zona de la temperatura global actual dos veces anteriormente. Por lo tanto, no se requiere ninguna causa especial para explicar la temperatura global actual. Sin embargo, es razonable tratar de entender las causas de la variación normal de la temperatura para que podamos mejorar el cuidado del planeta en caso de que la temperatura se salga de los límites normales en una medida que sea perjudicial para la vida humana.

Figura 1

Figura 1

¿Es la causa del último aumento de temperatura el aumento de la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera?

Este es el principal punto de desacuerdo en el debate sobre el cambio climático. Los integrantes del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) están convencidos de que los gases de efecto invernadero generados por el hombre son la principal causa del calentamiento global. En su último informe en el año 2014 lo plantean de la siguiente forma:

Las emisiones de gases de efecto invernadero antropogénicas han aumentado desde la era preindustrial, impulsadas en gran medida por el crecimiento económico y de la población, y ahora son más altas que nunca. Esta ha sido la causa de las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso que no tienen precedentes en al menos los últimos 800.000 años. Sus efectos, junto con las de otros conductores antropogénicos, se han detectado en todo el sistema climático y es muy probable que haya sido la causa dominante del calentamiento observado desde mediados del siglo 20.5

Al decir “muy probable”, el IPCC quiere decir que confía de un 95 a un 100% en esta conclusión. ¿Está justificado este nivel de confianza teniendo en cuenta la aproximación de la temperatura en la Figura 1? El IPCC afirma que los gases de efecto invernadero generados por el hombre (antropogénicos) fue lo que causó el calentamiento desde 1950 hasta el 2000 d.C. Si es así, ¿cuál fue la causa del calentamiento anterior al 200 d.C., o del 500 al 1000 d.C., o del año 1700 al 1750 d.C., o en todo caso del 1880 al 1950 d.C.? Es muy poco probable que los seres humanos hayan causado esos otros ciclos de calentamiento quemando combustibles fósiles. Es aparente que no hay correlación entre la actividad humana y la temperatura global de los últimos 2.000 años.

¿Es posible que haya habido mayores niveles de CO2 por alguna otra causa en los últimos siglos? Obviamente, no hay medidas directas de CO2 atmosférico para tanto tiempo atrás, pero los científicos han estimado la cantidad de CO2 en el aire de los últimos 1.000 años. Estas estimaciones se basan en el aire que quedó atrapado en las capas de hielo de la Antárctica.6 Hay muchas suposiciones que se usan para la interpretación de estos datos. Ciertamente hay retos en la determinación de qué profundidad se relaciona con qué año. Etheridge y sus coautores pudieron correlacionar las capas para atrás hasta 1815, haciendo coincidir los niveles más altos de acidez en el hielo con los tiempos de las erupciones volcánicas conocidas. Sin embargo, se sienten cómodos con los datos en todo el rango de edad. En general, a medida que se avanza más profundo en el hielo, las capas se vuelven más comprimidas debido al peso y las fechas se vuelven más inciertas. Otras dos suposiciones principales son que las muestras se cierran herméticamente en el hielo y que no ocurrieron reacciones químicas en el ínterin. Estas no son suposiciones irracionales dadas las temperaturas que probablemente estuvieron presentes en los últimos 1.000 años en la Antártida. Si se comparan estas estimaciones de CO2 de Etheridge con las estimaciones de la temperatura de Ljungqvist (Figura 2), la falta de correlación entre la temperatura y la concentración de CO2 es clara, basado en la mejor evidencia que tenemos. La temperatura global baja significativamente del Período Cálido Medieval a la Pequeña Edad de Hielo mientras que la concentración de CO2 apenas cambia. Además, el aumento de temperatura que comienza alrededor del año 1.700 precede al aumento de la concentración de CO2, que no es lo que se puede esperar si una concentración de CO2 en aumento fue la causa del aumento de las temperaturas.

Figura 2

Figura 2

No hay correlación entre [CO2] y la temperatura global.

Más recientemente, los núcleos de hielo se han sacado de mucho más profundo en la Antártida. Los datos de estas capas de hielo llevaron a los científicos a creer que los niveles de CO2 en la atmósfera han oscilado entre aproximadamente 180 ppm y 300 ppm (Figura 3).7 Una vez más, esta estimación de la composición del aire en tiempos pasados se basa en suposiciones sobre el pasado de las que no podemos estar seguros. En particular, yo no estaría de acuerdo con las suposiciones que llevaron a establecer estas fechas estimadas, pero es razonable concluir que el CO2 ha variado dentro de este rango aproximado en el pasado reciente y que las capas de hielo más bajas son de los tiempos más antiguos. El IPCC está muy preocupado de que la concentración actual de CO2 se ha elevado por encima de este “techo” de 300 ppm. Esta preocupación por un aumento de la temperatura no se justifica debido a la falta de correlación entre la concentración de CO2 y la temperatura global.

Figura 3

Figura 3

Por otra parte, el CO2 es muy importante para la vida en la Tierra. En particular, es muy importante prestar atención a este “piso” de niveles de dióxido de carbono de alrededor de 180 ppm. Las plantas crecen usando un proceso llamado fotosíntesis increíblemente complicado y brillantemente diseñado, en el cual cerca de 50 enzimas y 100 cofactores trabajan juntos para tomar el CO2, el agua y la luz del sol y los convierte en azúcares y oxígeno. Cuando a las plantas se les priva del CO2, la fotosíntesis no funciona bien. Este “piso” de 180 ppm de CO2 “casualmente” es el nivel en el que el crecimiento de la planta se vuelve muy difícil.8 Si el CO2 fuera por debajo de los 180 ppm durante un periodo significativo de tiempo, la vida de la planta estaría en grave peligro. Sin vida vegetal en la Tierra, no habría vida humana. ¿Es un accidente que la concentración de CO2 se haya mantenido en un rango que ha permitido que las plantas sobrevivan, o fue por diseño?

Observe cómo el nivel de CO2 en la atmósfera afecta el crecimiento de las plantas (Figura 4).9 Si usted siente la necesidad de preocuparse por algo, tiene más sentido preocuparse por los bajos niveles de CO2 en lugar de los niveles altos. Como se puede ver en la figura 4, los niveles más altos de CO2 son deseables para las plantas. El 8 de enero de 2015, la concentración de CO2 en la atmósfera era de 399.98 ppm.10 El índice de crecimiento de las plantas aumenta del 5 al 50% cuando los niveles de CO2 son más altos que los niveles actuales. Los índices máximos de crecimiento para la mayoría de las plantas se producen cuando los niveles de CO2 están en el rango de 1.000 a 1.200 ppm.11 Para los seres humanos, los efectos negativos de la alta concentración de CO2 no comienzan hasta aproximadamente 5.000 a 10.000 ppm. Al pensar en las consecuencias de los niveles más altos de CO2, también es importante recordar que el efecto invernadero del CO2 disminuye en los niveles más altos. El efecto directo de la concentración de CO2 es de aproximadamente logarítmica, lo que significa que va entre 200 y 400 ppm el CO2 tiene aproximadamente el mismo efecto que va desde 400 hasta 800 ppm. Al reflexionar sobre lo que creemos que debería ser el nivel de CO2, debemos considerar todas las cuestiones pertinentes (muchas de las cuales no se mencionan aquí), incluyendo nuestra capacidad para alimentar a todo el planeta.

Figura 4

Figura 4

Los modelos matemáticos del clima actuales, ¿son útiles para predecir el futuro?

Esta pregunta trae a colación la famosa frase de Yogi Berra: “Es difícil hacer predicciones, especialmente sobre el futuro.”

El clima de la tierra es increíblemente complicado y en la actualidad no se entiende bien. Esto es evidente cuando se observa la falta de éxito en tantos modelos climáticos diferentes. Actualmente, los modelos ni siquiera coinciden bien con las temperaturas pasadas, y mucho menos podrían predecir las temperaturas futuras (Figura 5).12

Figura 5. Temperaturas globales observadas (símbolos) vs. 73 Diferentes modelos de predicciones (líneas)

Figura 5

Aunque es relativamente fácil de estimar la cantidad de calor que absorben los gases de efecto invernadero y que emiten de regreso hacia la tierra (los climatólogos le llaman “forzamiento”), es mucho más difícil determinar cómo se ajustará el planeta al calor adicional (los climatólogos le llaman “retroalimentación” también llamado feedback). Esencialmente todos los modelos climáticos actuales han sobrestimado la temperatura global en el pasado y el futuro. Muchos climatólogos creen que hay retroalimentaciones positivas más fuertes dentro del clima que negativas. En otras palabras, ellos creen que el clima amplifica el calentamiento causado por gases de efecto invernadero en lugar de moderarlo. Si eso fuera cierto, ¿por qué no se ha salido de control la temperatura mundial? Se sabe que los sistemas de retroalimentación negativa, como el termostato de su casa, conducen a la estabilidad; mientras que los sistemas de retroalimentación positiva a menudo conducen a la inestabilidad, como la retroalimentación de audio ensordecedor cuando un altavoz y un micrófono se colocan demasiado cerca. Parece más probable que nuestro clima está dominado por retroalimentaciones negativas ya que la temperatura de la Tierra ha estado sorprendentemente estable durante al menos 2,000 años, con solo un cambio de 1.3°F.

Los climatólogos parecen estar obsesionados con la comprensión de los efectos de gases de efecto invernadero y los aerosoles producidos por el hombre. Pero estos tienen un efecto menor en relación con los principales efectos “naturales” de las nubes, el vapor de agua y el CO2 “natural”. Lograr una mejor comprensión de estos efectos naturales permitirá que los climatólogos empiecen a hacer mejores modelos. Por desgracia, no seríamos capaces de hacer modelos altamente predictivos ahora incluso si entendiéramos a las nubes porque no hay suficiente potencia de cálculo disponible para hacer los cálculos en la resolución necesaria para predecir con precisión las nubes individuales. Con suerte podremos hacer un progreso significativo en la comprensión de estas fuerzas naturales en los próximos años para que podamos hacer mejores modelos predictivos. Los modelos precisos serán necesarios para convencer al mundo que debe cambiar, si el cambio llegara a ser necesario, pero incluso eso tal vez no sea suficiente.

Conclusión

Parece que los políticos y los medios de comunicación siempre se han preocupado por el clima. A finales de 1970, había preocupación por el enfriamiento global. La temperatura había descendido por cerca de 30 años y muchos estaban convencidos de que nos dirigíamos a la próxima edad de hielo. Casi de inmediato, la temperatura comenzó a subir y siguió haciéndolo hasta aproximadamente el año 2000. A principios del nuevo siglo, los políticos levantaron un gran clamor diciendo que el aumento de la temperatura global se estaba saliendo de control y culpaban a la humanidad por causarla. En plena preocupación por el calentamiento, comenzó a ser evidente que el aumento de la temperatura se había detenido y se han observado pocos cambios hasta ahora por aproximadamente los últimos 15 años. En ausencia de una tendencia de calentamiento o enfriamiento a corto plazo por la cual habría que entrar en pánico, los políticos ahora dicen que los patrones climáticos son mucho más extremos que en el pasado. Una vez más, no hay evidencia convincente para apoyar esta nueva afirmación al considerar la perspectiva de más largo plazo. Incluso el último informe del IPCC contradice significativamente este punto de vista.13

>EL PLANETA SE ESTÁ CALENTANDO, PERO NO ES SU CULPA.

Los datos son claros. La temperatura global ha ido en aumento desde la Pequeña Edad de Hielo. Pero la temperatura de hoy no es algo que no tenga precedentes. Basado en la mejor información que tenemos, está aproximadamente en la misa zona de la temperatura durante el Período Cálido Medieval, hace unos 1.000 años. El dióxido de carbono es un gas de efecto invernadero y, por lo tanto, es un factor en la determinación de la temperatura global. Pero la concentración de CO2 en la temperatura del aire y la global no se correlacionan bien en el largo plazo, lo que indica que el CO2 no es la causa principal del aumento de la temperatura global de hoy en día. El planeta se está calentando, pero no es su culpa. El dióxido de carbono es fundamental para la vida vegetal y debe permanecer por encima de aproximadamente 180 ppm para mantener nuestra única fuente de alimento. Es importante que investiguemos estas cuestiones y que examinemos cuidadosamente los datos para que podamos prepararnos para el futuro, incluso si nos encontramos con que no podemos cambiar significativamente la temperatura global.

¿Cuál es su cosmovisión? ¿Confía en que Dios ha diseñado y creado todo brillantemente y confía en que Él tiene lo que es mejor para usted en el corazón, o será que usted siempre se preocupará porque el planeta está a punto de salirse de control? Mientras reflexiona sobre eso, piense en estas cosas:

  1. Una reacción nuclear en el núcleo del Sol nos proporciona exactamente la cantidad justa de calor y la superficie del Sol es la temperatura adecuada para proporcionarnos la luz visible que necesitamos.
  2. El agua, el CO2, y el metano de fuentes naturales causan un efecto invernadero que se estima que eleve la temperatura de la Tierra en alrededor de 59°F.14 De lo contrario, la Tierra se congelaría.
  3. La vida vegetal y la vida animal son totalmente dependientes la una de la otra. Las plantas crecen por el consumo de dióxido de carbono y liberan oxígeno. Los animales crecen por el consumo de oxígeno y la liberación de dióxido de carbono.
  4. Los océanos son una tremenda fuerza estabilizadora de la temperatura de la Tierra, y contienen un gran reservorio de CO2.
  5. El ciclo hidrológico de evaporación y lluvia proporciona un mecanismo para la transferencia de calor alrededor de la tierra y proporciona agua dulce a las plantas y los animales.
  6. Las nubes ayudan a controlar la temperatura del planeta al reflejar parte de la radiación solar al espacio y al absorber parte del calor irradiado por la Tierra.

Todo es parte de un gran diseño. La evidencia de la provisión de Dios está en todas partes. “Porque desde la creación del mundo las cualidades invisibles de Dios, es decir, su eterno poder y su naturaleza divina, se perciben claramente a través de lo que él creó, de modo que nadie tiene excusa” (Romanos 1:20, NVI).

El Dr. Alan White obtuvo su licenciatura en ciencias químicas en la Universidad de Tennessee y su doctorado en Química Orgánica en la Universidad de Harvard en 1981. Trabajó durante 30 años en Eastman Chemical Company y alcanzó el grado de Investigador Asociado. Alan pasó su carrera en Eastman trabajando en investigación y desarrollo en el campo de la química orgánica y de polímeros. Entre sus logros se encuentra el descubrimiento de un polímero biodegradable comercial y la mejora de muchos procesos de polímeros comerciales, incluyendo la nueva tecnología IntegrexTM para la producción de PET, el polímero de botella de refresco. A Alan se le han concedido 41 patentes en Estados Unidos y es el autor de 18 publicaciones científicas. Él se retiró recientemente para pasar más tiempo investigando, escribiendo y hablando en el área de la ciencia de la creación, hablando de temas actuales como el cambio climático. Ha dado conferencias sobre el calentamiento global y el cambio climático en dos continentes hablando sobre aspectos tanto bíblicos como científicos.

Referencias y Notas

  1. “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.” (Génesis 1:28; énfasis agregado).
  2. Michael Oard, “Is Man the Cause of Global Warming?” [¿Es el hombre la causa del calentamiento global?] en el Nuevo Libro de las Respuestas 3, Ken Ham, ed. (Forest Green, AR: Master Books, 2010); Oard, “How Much Global Warming Is Natural?” [¿Cuánto calentamiento global es natural?] Answers in Depth 3 (2008); Oard, “Global Warming” [Calentamiento global] Answers (octubre-diciembre de 2006); Larry Vardiman, “Evidence for Global Warming” [Evidencia del calentamiento global] Acts & Facts 36, no 4 (2007); Alan White, “Should We Be Concerned About Climate Change?” [¿Deberíamos estar preocupados por el cambio climático?] en el Nuevo Libro de las Respuestas 4, Ken Ham, ed. (Forest Green, AR: Master Books, 2014).
  3. “La NASA: ¿Cuál es la diferencia entre tiempo y clima?” NASA, 1 de Febrero de 2005, http://www.nasa.gov/mission_pages/noaa-n/climate/climate_weather.html.
  4. F.C. Ljungqvist, “A New Reconstruction of Temperature Variability in the Extra-Tropical Northern Hemisphere During the Last Two Millennia” [Una nueva reconstrucción de la variabilidad de la temperatura en el Hemisferio Norte extratropical durante los dos últimos milenios] Geografiska Annaler, Serie A, 92, no. 3 (2010): 339-351.
  5. Rajendra K. Pachauri, Leo Meyer, et al, eds, Climate Change 2014, Synthesis Report: Summary for Policy Makers [Cambio Climático 2014, Informe de síntesis: Resumen para legisladores, Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, visitado el 03 de febrero 2015, http://www.ipcc.ch/pdf/assessment-report/ar5/syr/SYR_AR5_SPMcorr1.pdf p. 4. Énfasis en el original.
  6. DM Etheridge et al., “National and Anthropogenic Changes in Atmospheric CO2 Over the Last 1000 Years from Air in Antarctic Ice and Firn” [Cambios nacionales y antropogénicos en el CO2 atmosférico en los últimos 1,000 años del aire encontrados en hielo y nieve firn de la Antártica] Journal of Geophysical Research 101, no. D2 (20 de febrero, 1996): 4.115 a 4.128.
  7. Imagen cortesía de Wikimedia Commons, trabajo derivado por Autopilot, obra original de NOAA, consultado el 3 de febrero de 2015, http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Vostok_Petit_data.svg. Los datos son de JR Petit, et al, “Climate and Atmospheric History of the Past 420,000 Years from the Vostok Ice Core, Antarctica” [Clima e historia atmosférica de los últimos 420 mil años del núcleo del hielo de Vostok, Antártida] Nature 399 (3 de junio, 1999): 429-436, doi: 10.1038/20859.
  8. LM Gerhart y JK Ward, “Plant Responses to Low [CO2] of the Past ” [Respuestas de las plantas expuestas a bajo [CO2] en el pasado], New Phytologist 188 (2010): 674-695.
  9. Fotografía cortesía de Anne Hartley de JK Dippery et al, “Effects of Low and Elevated CO2 on C3 and C4 Annuals” [Efectos de CO2 bajo y elevado en plantas anuales C3 y C4 anuales], Oecologia 101 (1995): 13-20. Las plantas son Abutilon theophrasti cultivadas a diferentes niveles de [CO2] durante 14 días en condiciones similares de agua, luz y nutrientes.
  10. Las concentraciones de CO2 se miden diariamente en Mauna Loa, Hawai. Earth System Research Laboratory [Laboratorio de investigación del sistema de la Tierra], http://www.esrl.noaa.gov/gmd/ccgg/trends/weekly.html.
  11. EA Ainsworth y SP Long, “What Have We Learned from 15 Years of Free-Air CO2 Enrichment (FACE)? A Meta-analytic Review of the Responses of Photosynthesis, Canopy Properties and Plant Production to Rising CO2 “[¿Qué hemos aprendido de 15 años de libre enriquecimiento de CO2 (FACE)? Una revisión meta-analítica de las respuestas de fotosíntesis, propiedades canopy y producción vegetal en un nivel de CO2 en elevación] New Phytologist 165 (2005): 351-372 y las referencias en él; T. Grotenhuis, J. Reuveni y B. Bugbee, “Super-Optimal CO2 Reduces Wheat Yield in Growth Chamber and Greenhouse Environments” [El CO2 súper-óptimo reduce el rendimiento del trigo en la cámara de crecimiento y en entornos de efecto invernadero], Adv. Res Espacio. 20, no. 10 (1997): 1901-1904; KL Griffin et al., “Plant Growth in Elevated CO2 Alters Mitochondrial Number and Chloroplast Fine Structure” [El crecimiento de las plantas en CO2 elevado altera el número mitocondrial y la fina estructura del cloroplasto], PNAS, 98, no. 5 (27 de febrero de 2001): 2473-2478.
  12. Roy Spencer, “STILL Epic Fail: 73 Climate Models vs. Measurements, Running 5-Year Means” [Fracaso Épico: 73 modelos climáticos vs. medidas, con recursos de 5 años], 06 de junio 2013, http://www.drroyspencer.com/2013/06/still-epic-fail-73-climate-models-vs-measurements-running-5-year-means/; RW Spencer y WD Braswell, “On the Diagnosis of Radiative Feedback in the Presence of Unknown Radiative Forcing” [En el diagnóstico de retroalimentación radiativa en la presencia de forzamiento radiativo desconocido], J. Geophys. Res. 115, D16109 (2010): doi:10.1029/2009JD013371, http://www.drroyspencer.com/wp-content/uploads/Spencer-Braswell-JGR-2010.pdf.
  13. IPCC, 2012: Summary for Policymakers. In: Managing the Risks of Extreme Events and Disasters to Advance Climate Change Adaptation [Resumen para legisladores. En: La gestión de los riesgos de eventos y desastres extremos para avanzar la adaptación al cambio climático] [Field, CB, V. Barros, TF Stocker, D. Qin, D.J. Dokken, K.L. Ebi, M. D. Mastrandrea, K.J. Mach, G.-K. Plattner, S.K. Allen, M. Tignor y P.M. Midgley (eds.)]. Un Informe especial de grupos de Trabajo I y II del panel intergubernamental de expertos sobre el cambio climático. Cambridge University Press, Cambridge, Reino Unido y Nueva York, NY, EE.UU., p 11. https://www.ipcc.ch/pdf/special-reports/srex/SREX_FD_SPM_final.pdf.
  14. Qiancheng Ma, “Greenhouse Gases: Refining the Role of Carbon Dioxide” [Gases de efecto invernadero: Perfeccionar el papel del dióxido de carbono], la NASA, marzo de 1998, http://www.giss.nasa.gov/research/briefs/ma_01/.

Help Translate

Please help us provide more material in Spanish.

Help Translate

Visit our English website.

Respuestas en Génesis es un ministerio de la apologética, dedicado a ayudar a los cristianos defender su fe y proclamar el evangelio de Jesucristo.

Aprende más

  • Ministerio Hispano y Latinoamericano 859.727.5438