La suficiencia de las Escrituras para ayudar a las personas necesitadas

by on
Also available in English
Share:

El autor Steve Ham explora la consistencia entre las posiciones de la creación bíblica y el consejo bíblico con respecto a la autoridad de la Palabra de Dios y su suficiencia en las vidas de todos los creyentes.

Recientemente tuve la oportunidad de leer y revisar el libro Counseling the Hard Cases (traducido al castellano con el título: Consejería en casos difíciles).1 Este libro pone en evidencia el movimiento del asesoramiento bíblico, ya que informa sobre el proceso y los resultados de los casos de consejería de la vida real. Como creacionista bíblico, fui continuamente alentado a encontrar la dedicación de los consejeros a la suficiencia de las Escrituras para ayudar a personas reales con problemas reales. Mientras preparaba una revisión de este libro como estudiante graduado en el Seminario Teológico Bautista del Sur en Louisville, Kentucky, me volví aún más consciente de la consistencia entre las posiciones de la creación bíblica y el consejo bíblico acerca de la autoridad de la Palabra de Dios y su suficiencia en las vidas de todos los creyentes.

Autoridad bíblica y ciencias médicas

Noté las fuertes correlaciones entre creacionistas bíblicos y consejeros bíblicos en el primer capítulo de Counseling the Hard Cases (traducido al castellano con el título: Consejería en casos difíciles). Ambas posiciones enfrentan acusaciones que giran en torno a la naturaleza de la autoridad y la ciencia. Por ejemplo, muchos “consejeros cristianos” están convencidos que el uso de tratamientos como la hipnosis o las drogas psicotrópicas se basan en sólidas investigaciones y análisis científicos.2 Convencido de que esta investigación proviene de una fuente autorizada, luego la integran en su metodología de asesoramiento.

Al igual que la mayoría de los “consejeros cristianos”, los consejeros bíblicos entrenados suelen tener mucho cuidado para referir a los consejeros a médicos para el diagnóstico médico necesario y el tratamiento de sus dolencias físicas. Sin embargo, para asuntos espirituales el consejero bíblico busca asegurar que la Escritura sea vista como la autoridad suprema y suficiente para ayudar a todos los creyentes a lidiar con el juicio (sufrimiento) o el pecado en sus vidas. Los consejeros bíblicos también deben familiarizarse con la investigación relacionada con cosas tales como la medicación, observando que las recomendaciones se basan en observaciones repetibles y comprobables y que se basan en supuestos influenciados por una cosmovisión secular. Ésta es la razón por la cual los consejeros bíblicos prefieren trabajar en asociación con médicos que creen en la Biblia cristiana. En reconocimiento a las influencias mundanas seculares en la comunidad médica, muchos consejeros bíblicos han armado a los consejeros con preguntas que hacer a sus practicantes que recetan medicamentos como los antidepresivos. Especialmente si un diagnóstico es tan amplio como el término “desequilibrio químico”, los consejeros bíblicos alentarán preguntas como las siguientes:

  • ¿Qué pruebas se realizaron para probar que el problema existe?
  • ¿Qué prueba tienes que el problema que has descubierto no es simplemente un síntoma de un problema más profundo?
  • ¿Qué pruebas tienes que el medicamento que está recetando corrige realmente el problema?

Diagnosticar correctamente el problema y su solución

En el mundo de hoy, parece que casi todos los problemas sociales o relacionales conocidos por el hombre están categorizados por un desorden descriptivamente denominado y a menudo tratados por alguna droga psicotrópica. En muchos casos, los consejeros y otros reescriben las respuestas pecaminosas a las situaciones de una manera que elimina la responsabilidad personal. Por ejemplo, atacar a sus hijos con ira ahora se conoce como Desorden Explosivo Intermitente, y “no es tu culpa” que actúes de la manera en que lo haces. Si su hijo desobedece consistentemente a su autoridad como padre, es probable que le diagnostiquen un trastorno de oposición desafiante. Estos trastornos se representan a menudo como villanos maliciosamente atacando a sus víctimas como si fueran una fuerza para sí mismos. Cuando se ve en esta luz, estos problemas se convierten en la causa de debilitación para muchas personas que se encuentran perdidas en una dependencia desesperada de las técnicas psicológicas seculares y la medicación de prescripción.

Esta percepción equivocada de los problemas relacionales que en última instancia están arraigados en pensamientos y comportamientos pecaminosos tristemente ha llegado a ser común incluso en la iglesia. Muchos profesionales de la consejería han intentado hacer una asociación compatible entre la doctrina cristiana y las filosofías mundanas en el diagnóstico y tratamiento del alma humana.3

La Escritura es suficiente para ayudar con los problemas de la vida

Para abordar esta cuestión, Counseling the Hard Cases (traducido al castellano con el título: Consejería en casos difíciles) informa sobre los estudios de casos de la vida real de once consejeros bíblicos experimentados. Compilado por los editores Stuart Scott y Heath Lambert, la introducción establece claramente el tema de esta colección de estudios de casos de asesoramiento bíblico.4 En el desarrollo del movimiento de consejería bíblica moderna durante los últimos cincuenta años, la evidencia persuasiva muestra que “la Escritura es suficiente para hacer ministerio con personas que experimentan profundas dificultades en sus vidas” (p. 23).

Mientras que la suficiencia de la Escritura en el asesoramiento es la tesis básica del libro, en cada uno de los casos difíciles los editores han tenido cuidado de mostrar este concepto prácticamente en las vidas de personas reales. Incluso para aquéllos que no son escépticos acerca del asesoramiento bíblico, los resultados de estos difíciles casos fueron asombrosos y dieron gran motivo para regocijarse en la gracia redentora que se encuentra en la cruz de Cristo.

El movimiento de asesoramiento bíblico ha sido criticado por aquéllos que son escépticos de la suficiencia de la Escritura para el asesoramiento. La psicología secular comprensiblemente ve la Biblia como irrelevante, pero muchos “consejeros cristianos” reconocen la relevancia de la Biblia, pero niegan su suficiencia en la forma en que prácticamente aconsejan a sus consejeros. Esperamos que las personas con una visión puramente naturalista de la condición humana descarten la sabiduría bíblica en el asesoramiento y, por lo tanto, este libro responde principalmente a las críticas de “asesoramiento cristiano”.

Una de las principales críticas de los consejeros bíblicos es que usan la Biblia para reemplazar de algún modo la ciencia y, por lo tanto, ignoran el consenso de la investigación secular para tratar con problemas psicológicos. Pero la prueba de la suficiencia de las Escrituras para el asesoramiento bíblico es convincentemente en la aplicación del principio.5 Este libro ayuda a poner en reposo el concepto erróneo que los consejeros bíblicos ignoran la ciencia cuando el lector observa que se asocian con médicos capacitados para tratar problemas físicos reales e identificables. Es en el poder del Espíritu Santo y el evangelio de Cristo, a través de la voz del consejero, que la aplicación de la verdad bíblica guía a un consejero sensible a la curación y la santificación.

Cuando se habla de métodos de consejería, una pregunta clave es: ¿Proviene la autoridad para diagnosticar los muchos comportamientos humanos disfuncionales de la palabra del hombre o de la Palabra de Dios? Heath Lambert se apresura a señalar que el debate de consejería está profundamente centrado en presuposiciones. Se refiere a Jay Adams, quien afirmó que su presuposición en la metodología de consejería es “la Biblia inerrante como el estándar de toda fe y práctica” (p. 8). Está claro que cada uno de los autores contribuyentes comienza su enfoque de consejería con el mismo presupuesto que Adams. Para algunos, esta presuposición puede parecer un debate intelectual sobre metodologías. Pero los diez casos extraordinarios presentados en el libro consistentemente confirman la verdad de esta idea en situaciones de la vida real, ya que la esperanza de Cristo transforma vidas y libera a la gente de la esclavitud a pensamientos y comportamientos pecaminosos. Por lo tanto, un enfoque presuposicional de la Escritura no es simplemente un debate sobre la verdad; también es totalmente práctico.

¿Puede la Biblia ayudar con los casos difíciles?

COMO LOS CREACIONISTAS BÍBLICOS, LOS CONSEJEROS BÍBLICOS NUNCA HAN RECLAMADO QUE LA BIBLIA ES UN LIBRO DE TEXTOS DE CIENCIA.

Otras acusaciones contra el movimiento de consejería bíblica han venido de una interpretación errónea de la doctrina de la suficiencia de la Escritura. Los críticos afirman que la Biblia no es un libro de texto de ciencias y, por lo tanto, está mal equipada para ayudar con los llamados trastornos psicológicos. Las respuestas a estas afirmaciones están bien establecidas en este libro.

En primer lugar, la psicología secular no logra demostrar que muchos de los problemas humanos “clasificados como enfermedades mentales” están relacionados con cualquier “enfermedad real o una enfermedad de cualquier tipo” (p. 8). En última instancia, esto significa que la “ciencia” de la psicología secular tiene sus propios problemas con respecto a la definición de la ciencia observacional (es decir, comprobable, repetible), mediante la cual una hipótesis es repetidamente probada y probada o negada. Como ejemplo principal, nadie sabe realmente cómo ciertos neurotransmisores se relacionan con condiciones como la depresión y la ansiedad. Sin embargo, varios medicamentos se prescriben para corregir los desequilibrios que no se han definido con precisión.

Segundo, los críticos del movimiento de consejería cristiana indican que los consejeros bíblicos están usando la Biblia en lugar de “ciencia” o como un libro de “ciencia”. Pero, al igual que los creacionistas bíblicos, los consejeros bíblicos nunca han afirmado que la Biblia es un libro de ciencias. Dentro de los diferentes géneros que toma la Escritura, el consejero bíblico comienza con un compromiso con la autoridad de la Palabra de Dios. Así, en lugar de ver los problemas humanos a la luz de una etiqueta secular como una fobia o un desorden, los consejeros bíblicos presentan problemas humanos como lo hace la Escritura en términos del problema del pecado y el sufrimiento humanos y la respuesta en el evangelio.

Ayuda real y cambio en la vida transformada

Leyendo a través de cada uno de los casos difíciles, uno pronto llega a la realización de que estas verdades bíblicas no son sólo palabras en una página. En cambio, los estudios de casos demuestran que hay verdaderamente poder de transformación en la Palabra viva de Dios (Hebreos 4:12). El mismo Dios que nos salva de la destrucción eterna también nos lleva a una vida que ejemplifica Su gracia. Aún más esclarecedor es el hecho de que muchas de las personas cuyas historias se cuentan en este libro encontraron una auténtica curación después de haber sido desilusionados por los efectos debilitantes de los antidepresivos, la hipnosis, los intentos de revivir una mejor niñez y varios otros tratamientos seculares.

La lista de casos documentados contiene “trastornos” que muchos pastores han categorizado como “demasiado duros”. Incluyen un ejemplo extremo de abuso sexual, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno bipolar y más. Un libro puramente teórico no puede tocar el impacto de este libro al relatar lo que revelan estas experiencias de la vida real acerca de la suficiencia de la Escritura en el proceso de consejería.

Una última cosa que se debe mencionar con respecto a estos casos es el tema consistente del libro que resalta la satisfacción del creyente en Cristo, la confianza en el evangelio, el poder del Espíritu Santo, un compromiso para la lectura y aplicación de la Escritura y el cuidado de apoyo de la comunidad de la iglesia local. Se muestra que el proceso de consejería involucra no sólo a un consejero, sino a Dios trabajando a través de Su Palabra y la comunidad de creyentes en el corazón y la mente del aconsejado.

La poderosa Palabra de Dios

Recomiendo de todo corazón este libro a los pastores y a cualquier creyente que necesite ser testigo de la poderosa naturaleza de la Palabra de Dios para ganar confianza y firmeza en la fe—y cualquier persona con el deseo de ayudar a otros:

Pero estoy seguro de vosotros, hermanos míos, de que vosotros mismos estáis llenos de bondad, llenos de todo conocimiento, de tal manera que podéis amonestaros unos a otros. (Romanos 15:14)

Referencias y Notas

  1. Stuart W. Scott and Heath Lambert, eds. Counseling the Hard Cases. Nashville, TN: B&H Publishing Group, 2012.
  2. “Christian counseling” is a term most often associated with counselors who are prepared to integrate secular psychology’s methodologies and treatments into their counseling.
  3. Answers in Genesis has produced an excellent video on this very topic called Counterfeit Counseling by Pastor Brad Bigney.
  4. Dr. Stuart Scott, one of the editors of Counseling the Hard Cases, will be speaking at the Answers for Pastors conference in October 2013 on the sufficiency of Scripture in biblical counseling.
  5. This is not to say that every biblical counseling case ends successfully. God’s Word—our fully reliable and sufficient source of truth—requires the believer to submit and obey in humility, but sadly, some people do not submit to the authority of Scripture.

Help Translate

Please help us provide more material in Spanish.

Help Translate

Visit our English website.

Respuestas en Génesis es un ministerio de la apologética, dedicado a ayudar a los cristianos defender su fe y proclamar el evangelio de Jesucristo.

Aprende más

  • Ministerio Hispano y Latinoamericano 859.727.5438